15/01/2018 testimonios

Miles de chilenos y visitantes salieron a saludar a Francisco

Una multitud, en su gran mayoría fieles voluntarios de distintas iglesias e instituciones, llegaron a las calles del centro de Santiago de Chile para ver de cerca al Papa.

"Me vine sola, nadie quiso acompañarme porque me decían que la iglesia tapa muchas cosas. Yo creo que todos somos pecadores y el que tiene que juzgar es Dios", opinó Virginia Limonti, quien viajó desde la ciudad bonaerense de La Plata hasta Santiago.

A partir de las 18, pero muy de a poco, lugareños y visitantes fueron colmando la vereda lindante de la avenida Alameda, mientras otros cientos de seguidores lo esperaron en su llegada a la iglesia y en la Nunciatura, donde el papa recién pudo descansar luego de un largo viaje.

Con cánticos, banderas y algunos carteles, miles de personas se acercaron a saludarlo, en su mayoría grupos de jóvenes de distintas iglesias e instituciones que conformaron un total de 15.000 voluntarios.

"Todos cumplen una función en la organización", explicó a Télam Claudia Ulloa, de 25 años, coordinadora del Instituto de Educación Profesional, y feliz "de ver al sucesor de Pedro y que nos traiga fe y tranquilidad".