14/01/2018 costa atlntica

Crecen los "boliches clandestinos" en Villa Gesell ante la falta de una norma que los prohba

Música hasta la madrugada, suciedad, gritos, peleas y hasta amenazas son algunas de las molestias que sufren cada verano los vecinos cuando aparecen los "boliches clandestinos" en las casas que alquilan a jóvenes turistas.

Sancionada el 17 de noviembre de 1988, la ordenanza 1670 de "ruidos molestos" que rige para el partido de Villa Gesell -que incluye Las Gaviotas, Mar Azul, Mar de las Pampas- nunca fue reglamentada, por lo que no hay una herramienta legal para saldar el conflicto.

La norma prohíbe causar ruidos "que puedan perturbar la tranquilidad o reposo de la población" cuando sean superiores a 80 decibeles en el horario de 6 a 22 y superiores a 60 decibeles de 22 a 6, pero no se cumple.

"Vivimos un infierno. ¿Sabés lo que es no poder dormir durante un mes?", dijo a Télam Patricia Raducci, que reside en calle 108 entre 4 y 5, en pleno centro de Gesell, donde cada verano debe convivir junto a un verdadero "boliche clandestino".


etiquetas