23/12/2017 msica

Andres Pilar y Matas Martino, la renovada vigencia del piano folclrico argentino

Ambos brindaron el viernes por la noche, en el Café Vinilo un concierto en el que exploraron la proyección que la música folclórica puede desarrollar bajo el formato del solopiano, sea en forma individual, a dos pianos, a cuatro manos.

Por Mariano Surez


El piano tiene importantes referencias en el folclore, de diferentes escuelas y estilos, desde el enfoque esencialista de Adolfo Abalos hasta las figuras disruptivas de Manolo Juárez o Eduardo Lagos; y, desde una y otra orilla, esa fuerza se ha proyectado a la música argentina contemporánea que tiene en Andrés Pilar y Matías Martino, que se presentaron el viernes en Café Vinilo de Palermo, a dos de sus exponentes más originales.

Martino y Pilar son dos presencias repetidas en la escena musical argentina: han delimitado un terreno como compositores, arregladores e intérpretes y son a veces protagonistas y otras colaboradores de numerosos proyectos musicales colectivos; pero anoche en Palermo ofrecieron un concierto justamente para explorar la proyección que la música folclórica puede desarrollar bajo el formato del solopiano, sea en forma individual, a dos pianos, a cuatro manos. Sea bajo el rigor de la partitura o con el pulso de la improvisación.

Acaso la génesis de esa comunión estuvo en las aulas: ambos terminaron de definir sus propios estilos bajo la dirección de la pianista cordobesa Hilda Herrera que, más allá de su propia estatura artística, es transmisora de saberes, obras y experiencias de autores fundamentales de nuestra música. Así fue fácil advertir a lo largo del concierto la aparición de arreglos o pentagramas que fueron construidos en el contexto de aquel aprendizaje.