17/12/2017 comercio

Un balance de las exportaciones pymes industriales y los desafos pendientes

Federico Vaccarezza, especialista en Economía y Negocios con Asia Pacifico e India y Magister en Relaciones Comerciales Internacionales (UNTreF), analiza el estado de situación del sector de las pequeñas y medianas empresas.

Por Federico Vaccarezza

Por Federico Vaccarezza*

Cuando se analiza el comportamiento de las exportaciones industriales pymes, hay que tener en cuenta que las mismas han seguido la evolución de las exportaciones industriales en general.

En el 2011 las exportaciones industriales fueron de US$ 28.790 millones frente a los US$ 19.000 millones que podrían alcanzar en 2017.

Desde el año 2012 las exportaciones industriales no dejaron de caer y las pérdidas interanuales en este período sumaron US$ 11.900 millones hasta 2016.

Si estimamos las reducciones interanuales entre 2012 y 2016, las pymes industriales dejaron de exportar por US$ 1.800 millones pero, si lo estimamos contra la exportación pyme industrial en 2011 (US$ 4.318 millones) la cifra asciende a US$ 5.000 millones.

Recién en 2017, las exportaciones industriales volvieron a crecer y en octubre de este año marcaron un crecimiento del 10,8% al mismo mes de año anterior pero, desde las pymes industriales y exportadoras si bien se celebran las cifras también coinciden en que se necesitan más estímulos para ganar mercados e integrarse a las cadenas globales de valor.

Mejorar la competitividad exportadora es una necesidad impostergable.

Muchas son los cambios que introdujo el gobierno desde que asumió en favor de los exportadores industriales, como quitar los derechos de exportación a los bienes industriales, introducir una ventanilla única y establecer un régimen simplificado.

También el aumento de la oferta de crédito a las exportaciones por parte de las entidades financieras a tasas del 2% al 4% anual en dólares es una muy buena noticia pero, entre las pymes industriales exportadoras se necesita un tipo de cambio más competitivo para volver a ganar espacios en los mercados mundiales.

A las pymes industriales el crecimiento de los costos, la tasa de interés local, la presión fiscal y la apertura importadora la dejan en una situación desventajosa.

Se necesita mejorar la relación directa o indirectamente del tipo de cambio peso/dólar y llevarlo a los $ 25 para volver a ganar competitividad.

El desafío está en llegar a un nuevo punto de equilibrio del tipo de cambio favorable a la exportación sin que los efectos benéficos de la devaluación no se diluyan en 3 meses.

Esto se puede hacer estableciendo una nueva meta del tipo de cambio, bajando la tasa de interés y regulando el movimiento al dólar o creando un mecanismo que indirectamente compense la apreciación cambiaria, como subir los reintegros a la exportación provisoriamente para los bienes industriales y bajarlos luego de una devaluación.

Como un reintegro flotante atado a la competitividad exportadora, o al tipo de cambio, de esta forma, se podría fortalecer la capacidad de exportar de la industria sin modificar el tipo de cambio. El menú de opciones, es muy amplio.

La necesidad de mejorar cada día los instrumentos para promocionar a la industria pyme está presente y los industriales están dispuestos a conversar y hacer las propuestas técnicas que sean pertinentes. Los industriales pymes desean competir, ganar mercados, salir a promocionar sus productos y el tipo de cambio es una variable decisiva.

*Federico Vaccarezza es especialista en Economía y Negocios con Asia Pacifico e India y Magister en Relaciones Comerciales Internacionales (UNTreF).

etiquetas