06/12/2017 CONGRESO

Juraron los diputados electos el 22 de octubre y asumirn formalmente el 10 de diciembre

La Cámara Baja le tomó juramento a 126 de los 127 diputados elegidos en una sesión presidida por la santiagueña Mirta Pastoriza.

La Cámara de Diputados tomó juramento hoy a los diputados electos en los comicios del 22 de octubre, aunque los legisladores asumirán formalmente en sus cargos el 10 de diciembre, e iniciarán su labor la semana próxima con el debate de la agenda de reformas impulsadas por el Poder Ejecutivo.

La sesión preparatoria, que se inició cerca de las 11:40, significó el regreso al recinto de legisladores como Graciela Ocaña, aliada de Cambiemos, y el kirchnerista Agustín Rossi y marcó el debut de otros, como el caso del ex intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y la confirmación en el cargo como presidente del cuerpo de Emilio Monzó, que fue reelecto por amplia mayoría del cuerpo.



Si bien juraron hoy, los nuevos legisladores asumirán formalmente en sus cargos cuatro días después, el domingo 10 de diciembre, e iniciarán su labor con el debate de la agenda de reformas impulsadas por el Poder Ejecutivo, que arrancará a nivel de comisiones la semana próxima y que el oficialismo aspira a llevar al recinto en la siguiente semana, antes de las fiestas de fin de año.

La sesión presidida por la santiagueña Mirta Pastoriza, por su condición de ser la legisladora de mayor edad, contó con la presencia del Jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, así como los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti; el electo de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador; el gobernador de La Rioja, Sergio Casas y de San Juan, Sergio Uñac, entre otros.

En el marco de la sesión, juraron 126 de los 127 diputados electos el 22 de octubre, debido a que la diputada electa Joana Picetti (Cambiemos) vio frustado su intento de ingresar al Palacio Legislativo para asumir su banca, ya que aún está vigente la exclusión dispuesta por la jueza Maria Servini, quien dio lugar al veto impulsado por sus propios pares oficialistas tras tomar conocimiento de las denuncias en su contra de su ex marido por maltrato de sus propios hijos.