28/11/2017 opinin

Reciclado de neumticos: soluciones tecnolgicas a problemas ambientales

En Argentina se generan anualmente 130.000 toneladas de neumáticos fuera de uso que van a parar a ríos, banquinas de autopistas, veredas de barrios, zonas verdes, convirtiéndose en un generador de incendios, y al ser acumuladores del agua de lluvias, se convierten en un criadero de insectos que provocan enfermedades, particularmente del vector que transmite el dengue. Sobre la necesidad del reciclado de los neumáticos opinó para Télam la Lic. Karina Potarsky del Centro de Tecnología de la Industria del Caucho del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Karina  Potarsky

Por Karina Potarsky

¿Cuántas veces, al sacar la basura vemos en nuestras veredas neumáticos abandonados? Esto sucede todos los días con millones de personas en todo el mundo.

Cuando los neumáticos cumplen su ciclo de vida en un vehículo comienza una nueva etapa para éstos, un período en donde su vida parece ser eterna, generando problemas ambientales, a la salud y eventualmente a la seguridad vial. Necesitamos que la gente tome conciencia que este es un problema que debemos solucionar. La esencia de este concepto es que los componentes de los neumáticos no tienen propiedades peligrosas pero si se los manipula o elimina indebidamente pueden generar riesgos a la población.

La solución no es destinarlos a rellenos sanitarios ni tampoco es aconsejable hacer campañas de recolección sin tener un destino para ellos. En los rellenos tienden a migrar a la superficie produciendo problemas en las operaciones habituales en los mismos mientras que acumularlos puede generar problemas más graves como por ejemplo incendios, proliferación de mosquitos y roedores.

Desde el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) trabajamos desde hace 60 años en generar políticas que permitan encontrar soluciones a las diferentes problemáticas de la industria nacional y, en este caso se avocó desde el 2003 a encontrar una solución permanente mediante la gestión de los neumáticos en todo el territorio nacional, básicamente para encontrar soluciones tecnológicas en función de la región del país donde estemos trabajando.

Desde su creación la Comisión Permanente de Trabajo para el Reciclado de Neumáticos de Desecho, forma parte del Proyecto a Nivel Nacional. Sus objetivos principales son la evaluación y desarrollo de las diversas propuestas logísticas y tecnológicas de reutilización de neumáticos al final de su vida útil, así como también la colaboración técnica en la promoción de una Legislación Ambiental Específica.

En esta dirección, la Comisión trabajó con los distintos actores públicos y privados vinculados al tema para proponer modelos de gestión y legislación consensuados.

Desde hace una década trabajamos con los municipios de todo el país, de los cuales a la fecha, apenas un 10% de los que conforman la provincia de Buenos Aires y algunos de las provincias del interior se han comprometido a mejorar la calidad del ambiente a través de este Proyecto.

En Buenos Aires se encuentra la primera y más importante planta de reciclado de neumáticos del país (REGOMAX), que desde el año 2010 recicla no sólo los neumáticos derivados del área metropolitana sino también recibe los procedentes de otras provincias.

La planta tiene una capacidad de tratamiento de más de 1000 toneladas mensuales, y es por esta razón que es necesario aprovisionarla de neumáticos fuera de uso (NFU) para poder maximizar esta capacidad.

Es importante conocer que en los últimos dos años se reciclaron en dicha planta 18.700 toneladas y se prevé que se procesen más de 11.500 toneladas en 2017.

Los neumáticos fuera de uso se destinan a REGOMAX, que se encuentra situada en predios de la CEAMSE en la provincia de Buenos Aires, éstos son llevados a la Planta por organismos públicos y privados donde, a diferencia de otros países, reciben un certificado de tratamiento sin costo.

Regomax tiene una capacidad de reciclado de más de 12.000 toneladas anuales, pero todavía quedan 120000 toneladas que tienen destino final incierto. Es por esta razón que actualmente en el INTI existen otras líneas de trabajo que promueven entre otros tratamientos al co-procesamiento en hornos cementeros de neumáticos en distintas regiones del país.

¿Qué se hace con estos neumáticos basura?

En general, primero se les saca el aro de acero del talón. Luego, si se desea hacer molido para canchas de césped sintético, se los pasa por dos instancias de trituración. El granulado obtenido se encuentra contaminado con tela y metal, que deben ser separados de la goma.

El metal se separa por magnetismo y la tela por aspiración, por diferencia de densidades, separando así los tres componentes básicos que conforma el neumático ya triturado.

El más importante de los tres componentes es el caucho granulado, que se destina a la producción de las canchas o para pistas de atletismo. En el caso del metal se utiliza como materia prima en la industria siderúrgica, y la fibra se puede utilizar como un combustible alternativo, permitiendo así reducir el consumo de combustible fósil.

Es fundamental que el espíritu de este proyecto genere conciencia y capacidad de compromiso de los gobiernos municipales, impulsando la separación en origen de los NFU, sabiendo que para esto cuentan con el asesoramiento gratuito de los profesionales del Instituto.

El modelo de intervención de uso y valorización de los NFU implementado y coordinado por el INTI es absolutamente virtuoso y se reinserta en el circuito productivo en línea con los principios de la economía circular.

Así se logra demostrar que el trabajo conjunto entre organismos del Estado y actores del sector privado puede resolver con creatividad y gestión adecuada problemas ambientales y de salud pública que hasta el momento no tenían solución.

(*) Licenciada del Centro de Tecnología de la Industria del Caucho del Instituto Nacional de Tecnología Industrial.