27/11/2017 opinin

Qu estamos esperando para ir a ver al ostepata?

La osteopatía es una práctica médica alternativa que se basa en masajes y manipulación de articulaciones y puede ayudar a aliviar dolores de lumbago, articulaciones, problemas digestivos e incluso dolores de cabeza. Si bien en los últimos años ganó terreno, aún falta mucho para su regulación mundial. Al respecto opinó para Télam el médico traumatólogo diplomado en Osteopatía, Juan Pablo Bunge.

Juan Pablo  Bunge

Por Juan Pablo Bunge

Mes de noviembre. Anteúltimo mes del año, momento de cierre de ciclos, de apuros, de stress. ¿Quién no pasa casi todos los años por este tipo de situaciones? Y con éstas, surgen infinidad de problemas de salud, contracturas musculares, dolores de cuello, de cintura, cefaleas, acidez y reflujo del estómago y por qué no ataques de hígado? Todos los años pasamos por estas mismas situaciones e intentamos calmar los síntomas con algún remedio, ya sea de la abuela o del médico.

La osteopatía clásica es una terapia incluida en lo que la Organización Mundial de la Salud ha llamado medicina complementaria. La osteopatía clásica se define como una ciencia, una filosofía y un arte. Su contenido científico comprende los conocimientos biológicos, conductuales, químicos, físicos y espirituales relacionados con el mantenimiento y el restablecimiento de la salud. Su filosofía esgrime el concepto de la unidad de estructura y función del organismo vivo en la salud y en la enfermedad. Su arte consiste en la aplicación de esta filosofía en el ejercicio profesional, en la aplicación del llamado toque osteopático. Esta forma de tratamiento es diferente en su filosofía y en su vínculo con el paciente.

El toque osteopático es un acercamiento confiable y receptivo por parte del profesional, quien concibe al paciente como una unidad Cuerpo–Mente–Espíritu. A partir del mismo, se desarrolla el fulcrum o punto de apoyo que permite al organismo poner en funcionamiento los circuitos de estimulación de la salud.

En una consulta osteopática, el profesional de la osteopatía clásica realiza un minucioso diagnóstico utilizando un método totalmente original. A través de este método se determina cuáles son las estructuras que se encuentran en una posición incorrecta para su buen funcionamiento. Esta posición incorrecta determina una adaptación del organismo, la cual desarrolla la enfermedad o el síntoma que el paciente trae a la consulta.

Una vez que se han encontrado las piezas de la anatomía que se deben tratar, el osteópata DO (Diplomado en Osteopatía según los usos internacionales), debe realizar una terapia manual específicamente osteopática para su corrección.

Una sesión de diagnóstico y tratamiento osteopático puede durar de 45 minutos a una hora, luego de la cual el paciente suele percibir cambios en la sensación de equilibrio, sensaciones abdominales, sensación de relajación profunda, sensación de aumento en la energía de vida, u otras. En caso de haber logrado un correcto diagnóstico y un adecuado tratamiento, el paciente suele observar la lenta disminución y en muchos casos la desaparición de los síntomas en las primeras tres semanas de realizado el primer tratamiento. En otros casos, la disminución de los síntomas sirve como aliciente. La segunda consulta se suele programar para dos a tres semanas de la primera. Luego de ésta, se suele ver al paciente una vez por mes hasta lograr un estado de comodidad para realizar su vida diaria. Se recomienda un control cada tres meses.

(*) Médico traumatólogo diplomado en Osteopatía.
etiquetas