24/11/2017 opinin

Seguimos haciendo lo que hay que hacer, por ellas, con ellas y para ellas

En lo que va de 2017, un femicidio fue cometido en la Argentina cada 29 o 30 horas, según informaron dos revelamientos de organizaciones realizados en base a las noticias publicadas y difundidos en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer que se conmemorará mañana. Al respecto opinó para Télam Fabiana Tuñez, titular del Instituto Nacional de las Mujeres.

Fabiana Tuez

Por Fabiana Tuez

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer -establecido por las Naciones Unidas en conmemoración a las hermanas Mirabal, activistas políticas brutalmente asesinadas por el régimen del dominicano Rafael Trujillo en 1960-, brinda una oportunidad para reflexionar sobre los avances y desafíos en materia de políticas públicas para la prevención, atención y erradicación de una de las violaciones a los derechos humanos más frecuentes, extendidas y generalizadas en todo el mundo.

A poco de culminar el primer año de ejecución del Primer Plan Nacional contra la Violencia, se advierten avances alentadores.

Con la ampliación en un 70% de su capacidad de atención, la Línea 144- recurso nacional de información, contención y asesoramiento para mujeres en situación de violencia- continúa fortaleciéndose como un mecanismo de atención, pero también de prevención. Sólo en octubre de 2017 la Línea recibió 12133 llamadas referidas a casos de violencia contra las mujeres, lo que representa un 74% más de llamadas que el mismo mes de 2016. Del total de llamadas de este año casi el 40% (4749) referían a mujeres que se contactaban por primera vez. Es decir, mujeres que se animan a dar ese primer y fundamental paso que es pedir ayuda. Las/os profesionales de la línea - con formación en psicología, trabajo social y abogacía-, se especializan en asesorar y acompañar, poniendo a disposición los recursos con los que cuenta cada mujer en su localidad. Están cerca de quienes lo necesitan, las 24hs, todos días.

La apertura en 2016 del Área de Abordaje Integral y Litigio Estratégico del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) representa una innovación en materia de garantía de los derechos humanos de las mujeres. El área tiene como fin brindar asesoramiento y acompañamiento ante casos de femicidio, violencia institucional y de violencia de género judicializados, propiciando en cada caso la aplicación de la perspectiva de género en todo el accionar judicial. A la fecha lleva realizadas más de 200 intervenciones incluidas la presentación de amicus curiae, solicitud de informes y pedidos de habeas corpus.

Hemos avanzado también en el abordaje de una de las formas más evidentes, pero tal vez menos individualizadas de la violencia: la violencia simbólica y mediática. Con la apertura de un capítulo especial dentro del Observatorio del INAM y la firma de un convenio con ENACOM, hemos establecido un mecanismo de recepción de reclamos que ya está dando resultados. El efectivo cumplimiento de la Ley 27039, que insta a los programas de radio y TV a difundir la Linea 144 cada vez que se aborde un caso de violencia, es también un logro a destacar.

Las acciones en materia de prevención, como el trabajo con escuelas de todo el país en el marco de la Ley Educar en Igualdad, la consolidación de la Red Nacional de Hogares de Protección Integral - dentro de la cual se ha concretado la terminación de 12 nuevos hogares en los últimos 2 años-, y el avance en el desarrollo de políticas integrales para garantizar la protección de mujeres en situación de riesgo, dan cuenta del progreso logrado.

Pero sabemos que falta. Son muchos los desafíos en materia de atención, prevención y erradicación, y los estamos abordando en forma interinstitucional e interdisciplinaria. La violencia contra las mujeres tiene su origen la desigualdad estructural entre varones y mujeres, naturalizada, consolidad y reproducida por la cultura. Es por ello que estamos trabajando, en diálogo con la sociedad civil, en un Plan Nacional de igualdad de oportunidades y trato entre varones y mujeres, a presentar en 2018. Para contar con una herramienta de planificación estratégica que permita abordar los múltiples déficits de participación de las mujeres en los distintos ámbitos del quehacer social. Tal y como ha afirmado el presidente de la Nación "Tenemos el desafío de trabajar para que en la Argentina todos, hombres y mujeres, sin distinciones, tengamos las mismas oportunidades." Porque sólo trabajando a conciencia en la construcción de la senda de la igualdad, lograremos hacer realidad el derecho de todas las personas en nuestro país de vivir una vida libre de violencia. Hacia allí nos encaminamos.


(*) Titular del Instituto Nacional de las Mujeres.