17/11/2017 ARA San Juan

Buscan a la nave, con la que se perdi contacto hace 72 horas

La Armada intenta localizar la nave con la que no hay comunicación desde el miércoles a la mañana cuando estaba a unos 430 kilómetros de la costa, al sudoeste de la Península de Valdés.

El submarino ARA San Juan, con 44 tripulantes a bordo, es buscado por aire y por mar tras perder comunicaciones el miércoles a la mañana cuando estaba a unos 430 kilómetros de la costa, al sudoeste de la Península de Valdés (Chubut), confirmó hoy la Armada.



La primera información que circuló por los medios de comunicación atribuyó la pérdida de contacto a un incendio en el banco de baterías que almacena la energía eléctrica, pero la fuerza lo tildó de un “rumor” y aclaró que se desconoce lo que ocurrió.

Si la nave tuvo un problema de comunicación, por protocolo tiene que salir a superficie para facilitar su detección y emprender el regreso a su destino programado, en este caso la Base Naval de Mar del Plata.

La última ubicación conocida




La Armada, fuerza dependiente del Ministerio de Defensa, explicó que la última posición conocida en el área de operaciones es en el Golfo San Jorge, 240 millas náuticas (unos 432 kilómetros) mar adentro.

El último contacto ocurrió cerca de las 7:30 del miércoles y desde entonces no se sabe nada del  submarino que había zarpado hace 10 días desde Mar del Plata a la Base Naval Ushuaia y que tras tres días en el sur estaba en tránsito hacia su apostadero habitual.

Qué pudo haber fallado

El ARA San Juan desde adentro.

La Armada atribuyó la falta de contacto a un "problema en las baterías o la alimentación", pero desmintió la versión de un incendio que habría causado el problema eléctrico.

“Oficialmente no tenemos ninguna novedad, no sé de dónde habrá salido ese rumor. El submarino es una máquina eléctrica llena de baterías que hay que cargarlas cada tanto. Entonces uno puede asociar que sea un problema de baterías o de alimentación, pero puede ser un tema de equipos o de antenas”, indicó a la prensa Enrique Balbi, vocero de la Armada, desde la puerta del Edificio Libertad de la ciudad de Buenos Aires.

“Lo importante es que el submarino cuando sabe que no tiene comunicación con tierra tiene que ir a superficie para su detección visual o radar e intentar establecer comunicaciones”, añadió.

Cuando el submarino no tiene comunicación con tierra tiene que ir a superficie para su detección visual o radar

Enrique Balbi, vocero de la Armada



De acuerdo al protocolo la nave tiene que emprender la vuelta al destino estipulado, en este caso Mar del Plata, aunque el puerto más cercano sea el de Madryn.

“No es un tema que estén en inmersión y no puedan salir a superficie”, redundó Balbi, pero igual aclaró que la “condición natural” de la nave es permanecer en inmersión de puerto a puerto. “Lo que sí hay que hacer una vez por día o cada dos días es izar el snorkel, un caño hueco por donde entra aire para los motores diesel de combustión externa que son los que recargan las baterías”, añadió.

Balbi también informó que la nave tiene una radiobaliza de emergencia que “se usa en casos extremos como estar hundido y no poder salir a la superficie". Ese dispositivo no se activo.

El operativo de búsqueda

El comunicado de la Armada indicó que se ordenó "a todas las estaciones de comunicaciones terrestres a lo largo del litoral argentino la búsqueda preliminar y extendida de las comunicaciones y escucha en todas las posibles frecuencias de transmisión del submarino".

Asimismo, señaló que una aeronave Tracker de la Base Aeronaval “Comandante Espora”, y una de la Escuadrilla de Vigilancia Marítima B-200 desde la Base Aeronaval “Punta Indio”, efectuaron vuelos en la tarde del jueves y durante la madrugada.

“Lamentablemente hubo malas condiciones meteorológicas en el área de operaciones”, lamentó Balbi.


También se ordenó el despliegue del Destructor ARA “Sarandí” con un helicóptero embarcado y la corbeta ARA “Rosales”, ambas del Comando de la Flota de Mar, que se encontraban navegando en control de los espacios marítimos de interés en el mar argentino, y la corbeta ARA “Drummond” de la División Patrullado Marítimo.

El Comando de la Fuerza de Submarinos con asiento en la Base Naval Mar del Plata y responsable de la ejecución del Plan SARSUB, tomó contacto con los familiares de los 44 tripulantes embarcados, a los efectos de mantenerlos informados del desarrollo de las operaciones de localización y los motivos de la pérdida de las comunicaciones.

Las características del submarino

El ARA San Juan, es de origen alemán, de la clase TR 1700, con propulsión diesel eléctrica, se incorporó a la Armada Argentina en 1985.

Tiene 66 metros de eslora (largo), desarrolla una velocidad de 25 nudos en inmersión y está configurado como submarino de ataque.

En 2007 se le realizó una reparación denominada “de media vida” para extender su vida útil por 30 años más. Siete años más tarde volvió a estar operativo tras un recambio integral de sus baterías, entre otras tareas.