16/11/2017 historias

Gareca: de verdugo a hroe nacional de Per

El 30 de junio de 1985, Ricardo Gareca fue el verdugo que marcaba el empate de Argentina que se clasificaba a México 86 y dejaba a Perú sin Mundial tras el 2 a 2 en el Monumental. Luego de 32 años, el Tigre es el DT que lleva de nuevo a los peruanos a una Copa del Mundo.

Roberto Koira

Por Roberto Koira


Iban 35 minutos de segundo tiempo, Argentina no lograba quebrar a Perú y se quedaba afuera del Mundial de México 86. Hasta que Daniel Passarella, tirado por la derecha, paró con el pecho un envío largo que cayó al área, avanzó unos metros y definió con derechazo ante la salida del arquero Eusebio Acasuzo, que alcanzó a rozar la pelota que pegó en el palo y rodó por la línea.

Y allí estaba Ricardo Gareca para empujar el balón al gol y decretar el 2 a 2, que le dio la clasificación a la Copa del Mundo al por entonces cuestionado seleccionado argentino, dirigido por Carlos Bilardo. 

Ricardo Gareca marca el gol que dej afuera a Per de Mxico 86


La paradoja del destino es que Gareca no fue convocado para integrar el equipo que se coronó, con un Diego Maradona imparable, en tierras aztecas y Perú con ese gol del Tigre dejaba pasar la oportunidad en la que estuvo más cerca de llegar al Mundial, en estos últimos 32 años.
 
Es que en el repechaje de 1985 quedó rápidamente afuera ante Chile, tras caer 2-4 en Santiago y 0-1 en Lima. Esto decretó el final de una generación brillante, que tuvo como máximo exponente a Teófilo Cubillas (ya retirado para esa época del seleccionado), formada por jugadores de la talla de César Cueto, José Velásquez, Juan Carlos Oblitas, Julio César Uribe y Gerónimo Barbadillo. 

Ahora Gareca conocerá lo que es el Mundial a través del equipo peruano, que regresa a la máxima competición bajo su conducción. En un romance que se inició en marzo de 2015 y que comenzó de la peor manera en estas eliminatorias con dos derrotas en fila (0-2 ante Colombia, como visitante, y 3-4 ante Chile, como local).

Sin embargo, el Tigre enderezó el barco luego de dos buenas actuaciones en las Copa América de 2015 y 2016. Y en 2017 llegó al final feliz tras el 2-0 ante Nueva Zelanda en Lima. Así, el verdugo se redimió y se convirtió en héroe para que lo festeje todo Perú, tras 36 años de espera.