16/11/2017 opinin

Elefante Blanco: un rumbo que no tiene vuelta atrs

El Gobierno de la Ciudad fue habilitado por la Legislatura a iniciar la demolición del edificio conocido como "Elefante Blanco", situado en un predio de Villa Lugano, y la construcción, en ese predio, del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Al respecto opinó para Télam el legislador porteño del Pro José Luis Acevedo, presidente de la Comisión de Políticas de Promoción e Integración Social.

Jos Luis  Acevedo

Por Jos Luis Acevedo

Estamos haciendo historia para nuestra querida Ciudad de Buenos Aires. Hace una semana aprobamos definitivamente una herramienta fundamental para todos los vecinos y especialmente para los vecinos del Barrio de Ciudad Oculta. Dimos el visto bueno desde la Legislatura al traslado del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano a un nuevo edificio donde hoy se encuentra el mítico Elefante Blanco.

De esta manera, permitimos que el Poder Ejecutivo pueda dar inicio con una de las tareas de integración urbana más importante de la Gestión que se suma a la revolución en infraestructura social más grande de la historia que este Gobierno está llevando adelante.

Desde el inicio de esta gestión trabajamos día a día en nuestro afán de recuperar grandes espacios abandonados y destruidos, y aunque algunos siguen agitando el fantasma de la privatización, cada uno de estos lugares se mejoraron para los vecinos. El Centro Metropolitano del Diseño, el Polo Tecnológico y la Usina del Arte son exponentes de esa política. Pero fuimos mucho más allá y descentralizamos la estructura gubernamental y la llevamos a las zonas históricamente postergadas. Llevamos el Gobierno a Parque Patricios, La Boca y hasta avanzamos en el proyecto de instalar el Ministerio de Educación en el Barrio 31.

Ahora, construiremos un nuevo edificio Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano en otra zona postergada de la Ciudad. Adonde al Estado le costaba llegar, ahora no sólo llegará sino que además estará literalmente ahí. Estamos hablando de un nuevo eslabón en una cadena que por decisión política del Jefe de Gobierno, y gracias a la participación de los Diputados de esta Legislatura y de los vecinos, se ha convertido en una POLÍTICA DE ESTADO: La de la urbanización y la integración de absolutamente todas las zonas de la Ciudad de Buenos Aires.

Cada propuesta que hemos hecho y concretado fue siempre pensando en los vecinos, y al contrario de las predicciones fatalistas que muchos nos hacen, los vecinos siempre han quedado a gusto, porque esa es nuestra vocación: recuperar espacios "privatizados" por el abandono para abrirlos a todo el público.

Buscamos un Estado que no sólo esté presente sino que esté todos los días un poco más cerca. Más cerca del vecino y de sus problemas; y así, podremos estar más cerca de las soluciones. Entendemos que es el diálogo la única forma de cambiar la dinámica social de postergación y desesperanza, y la única forma de evitar que se reproduzca la pobreza. Con todos los actores involucrados y una participación activa del Gobierno en primera persona es como se llega a soluciones definitivas a los problemas, y no parches provisorios frutos de la fiebre electoral.

Por eso nuestra intención es llenar de Estado los barrios que más lo necesitan. Esto es lo que nos permitirá superar las barreras y nos llevarán a la integración de todos los vecinos.

Y si de barreras hablamos el ELEFANTE BLANCO se transformó en una muralla detrás de la cual se intentó ocultar al barrio entero.

Por eso me siento orgulloso de haber votado la iniciativa que permitirá la demolición de ese símbolo de una Argentina que "debía ser" y que se transformó en una imagen de lo que heredamos como país.

Nuestra Ciudad, nuestra sociedad debe avanzar, mejorar. Nunca voy a olvidar que cuando en Mauricio Macri asumió en 2007 y comenzó esta etapa de transformaciones en nuestra Ciudad, me tocó acompañar a María Eugenia Vidal al Ministerio de Desarrollo Social en ese entonces, y hacerme cargo del conocido edificio de Pavón y Entre Ríos. Otra estructura que no estaba preparada para albergarnos: era una vieja clínica y tenía una arquitectura que dificultaba la atención y expulsaba a quienes debía contener.

Antes de concluir nuestra misión en aquel Ministerio pudimos inaugurar con María Eugenia una importante área de atención al público moderna e integrada. Un dato que simplemente marca la persistencia en el objetivo de atender mejor las necesidades de nuestros vecinos y de estar más cerca. Porque creemos y trabajamos para estar siempre presentes en cada uno de los hogares de la Ciudad.


(*) Legislador porteño del Pro. Presidente de la Comisión de Políticas de Promoción e Integración Social.