09/11/2017 Chile

Organismos de DDHH piden la renuncia del ministro de Justicia chileno

Víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet reclamaron la salida del gobierno del ministro de Justicia, Jaime Campos, por poner en duda el cierre del penal de Punta Peuco, donde cumplen su condena militares que violaron los derechos humanos.



El miércoles, Campos remarcó en una conferencia de prensa que la mandataria Michelle Bachelet no se había pronunciado sobre el cese de la cárcel ubicada a las afueras de Santiago, y el traslado de los 130 antiguos represores que cumplen condena ahí por crímenes de lesa humanidad a un penal común.

"Todo ha sido interpretaciones de los periodistas o de otras personas", sostuvo Campos, lo que dio paso a que la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) haya entregado hoy una carta al Gobierno en la que exige la dimisión del ministro, ya que "desde el día uno ha relativizado el terrorismo de Estado", declaró la dirigente Lorena Pizarro.

Bachelet prometió en 2015 a Carmen Gloria Quintana, una mujer quemada por militares tras una protesta opositora al régimen en 1986, que pondría fin durante su Gobierno (que finaliza en marzo) a Punta Peuco, que ofrece comodidades y privilegios a los presos, con lo que cumpliría una de sus mayores medidas en materia de derechos humanos.