06/11/2017 OPININ

Las tcnicas de meditacin en los colegios

Por lo general, nos resulta difícil controlar nuestra mente porque es vulnerable a las circunstancias externas, pero cuando nuestra mente está serena las preocupaciones y problemas se ven distinto. Ese es el propósito de la meditación. Al respecto y sobre lo bueno que sería incluir la meditación en las escuelas para solucionar algunos problemas de ansiedad y estres tanto en alumnos como docentes opinó para Télam Beatriz V. Goyoaga, instructora de meditación y respiración y coordinadora de El Arte de Vivir para Latino América.

Beatriz Goyoaga

Por Beatriz Goyoaga

Teniendo en cuenta la escalada de violencia en las escuelas y el estado alterado de los maestros que sufren una sobredosis de stress, al igual que la adicción de los niños a los youtubers, las redes sociales y los teléfonos móviles, hoy, la meditación y las técnicas de relajación se han convertido en materia obligatoria o en asignatura pendiente para los colegios que todavía no las han implementado. 

La meditación en los niños de 5 a 16 años es una gran herramienta para reducir la ansiedad, focalizar la atención y conseguir buenos resultados académicos en la escuela. Estas herramientas ya se han incorporado en muchos colegios públicos y privados de todo el mundo. En Argentina también hemos dictado cursos de meditación regularmente en diversas instituciones. Las maestras jardineras usualmente nos comentan que cuando los niños meditan, inmediatamente se relajan y bajan su nivel de agresividad entre ellos y para con los docentes.

Asimismo, las técnicas de respiración y meditación permiten reducir el bullying. El hostigamiento y el maltrato que se produce dentro de los colegios de parte de algunos alumnos a otros, tiene consecuencias tan graves que en muchas ocasiones llega a la muerte del pequeño. Las autoridades de los colegios tienen la obligación de implementar medidas para erradicar este mal. Debemos entonces atacar la violencia y la agresividad  de los jóvenes desde las bases, en el momento que los niños se están formando.

Al meditar se relajan las neuronas y el cerebro produce xerotonina, la hormona de la felicidad, y a su vez, reprime el cortisol, hormona del stress que genera ansiedad y violencia.

La meditación entonces ayuda a los niños a poner el foco en superar frustraciones, eliminar el stress de los exámenes, reducir la ansiedad, ayudarlos a gestionar sus emociones de manera más eficiente, alcanzando además un mayor rendimiento en el colegio.

Los niños meditan con los ojos abiertos en muchos casos y no se resisten a concentrarse, pero la meditación no es concentración, al contrario, es desconcentración. Es dejar que la mente vaya donde quiera ir. Lo que nos sucede en muchos casos es que los padres al ver a sus hijos más serenos y felices, terminan participando de nuestros cursos que la fundación dicta para adultos, y eso nos reconforta.

Los niños que han vivenciado estas prácticas, se relajan y discuten o se pelean menos, aumentan sus niveles de atención y experimentan una paz y felicidad tal que se les afloja el cuerpo. 

(*) Periodista, instructora de meditación y respiración y coordinadora de El Arte de Vivir para Latinoamérica.
etiquetas