30/10/2017 santa fe

Rosario busca retomar su tradicin como centro de arte y espectculos

Con una amplia oferta de museos y teatros, de arte urbano y danza, fiestas populares y música, Rosario busca recuperar su tradicional rol como polo artístico y así lo mostró en la Feria Internacional de Turismo de Buenos Aires.



Con una impresionante oferta de museos y teatros, de arte urbano y danza, fiestas populares y música, Rosario retoma su tradición cultural y busca recuperar su tradicional rol como centro de arte y espectáculos. En la Feria Internacional de Turismo de Buenos Aires contaron cómo. Alguna vez Rosario fue esto  que ahora apuesta volver a ser: una ciudad vibrante, agitada, con propuestas culturales para todos los gustos, bolsillos y edades. Rosario, de hecho, puede mostrar a quien quiera verlos sus viejos blasones: teatros espléndidos como el municipal La Comedia o el Broadway (en este último actuaron Carlos Gardel y Josephine Baker), bares que cuentan historias como El Cairo (ése en el que se inspiró Fontanarrosa para sus cuentos de La mesa de los galanes) y una cantidad de edificios históricos que uno nunca se cansa de mirar. Sin embargo, y de la mano de las sucesivas crisis económicas y sociales que han afectado al país, también Rosario fue perdiendo con el tiempo ese brillo que hoy busca recuperar. Y herramientas está claro que no le  faltan porque, para comenzar, es una ciudad tomada por los jóvenes. De la mano de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), miles y miles de chicos y chicas recorren a diario sus calles y le prestan al lugar un aire de entusiasmo y creatividad a tiempo completo. En Rosario todo parece estar sucediendo, todo el tiempo.

Pero, además, también hay que decir que es la conjunción de factores (salas de todos los tamaños adonde se acomodan desde pequeñas obras de café concert hasta obras de gran despliegue, junto con anfiteatros al aire libre y hasta decenas de paredes en altura adonde florece el arte mural) lo que convierte a Rosario en lo que da nombre a la nueva iniciativa de la Secretaría de Turismo de la ciudad: Rosario Cultural. Esto es, para decirlo muy brevemente, la presentación oficial de la oferta cultural rosarina, con todos sus matices, públicos y momentos.

Porque es así: hay paseos y salidas para hacer de día, otros que son nocturnos (el caso de las milongas) y una cantidad de encuentros (de danza, de cine, de  video) especialmente destinados a los amantes de cada arte. Desde los festivales más antiguos (el de poesía, por caso, cuenta ya con más de dos décadas) hasta las actividades  ´más inesperadas (tal el caso de un mega festival internacional de comic llamado Crack, Bang, Boom, que convoca a fans de los superhéroes de todas las edades), parecería ser que –como decía aquella  canción de la trova rosarina- hoy  “multiplicar es la tarea”. Por eso, la propuesta de RosarioCultural  se abre, se multiplica y busca que cada quien (no importa si local o visitante) encuentre algo interesante y creativo para hacer. 

¿Tango? Hay. ¿Galerías de arte? También, la mayoría de ellas ubicadas en el centro y en el barrio Pichincha. Y después los museos, los bares adonde es posible disfrutar de un “liso con un carlito” (traducción directa del rosarigasino: cerveza tirada en un vaso alto y liso, acompañada por una suerte de tostado de jamón, queso y kétchup) y muchas, muchísimas librerías, plazas y bibliotecas. Y, si se levanta a la vista al cielo, ahí está (en pared de edificio alto, en cada medianera) una muestra de eso que hoy llamamos arte urbano.

“De lo que se trata, en definitiva, es de que  la gente, sobre todo los vecinos, vuelvan a estar en la calle, vuelvan a ocupar lugares de la ciudad con actividades y con encuentros. Se han lanzado, por ejemplo, una serie de pic nics nocturnos que se hacen en días de semana para que la gente se reúna y salga de noche a los espacios públicos”, explica Guillermo Ríos, Secretario de Cultura de la ciudad.

Definitivamente, la mejor manera de que Rosario vuelva a ser el faro de cultura y arte que alguna vez fue pasa por allí: por recuperar los territorios y horarios perdidos para el disfrute, y también por armar nuevos recorridos y propuestas. “En Rosario hay músicos, hay escritores, hay  poetas. Vengan a descubrirla”, invitó Juan Carlos Baglietto durante su recital en la Feria Internacional de Turismo de Buenos Aires (FIT), adonde el programa Rosario Cultural hizo su debut oficial. Como cierre de su estupendo espectáculo, cantó aquello de “todavía tengo en mente cambiar algo”. Y una ciudad renaciendo de la mano de su identidad y su cultura es precisamente eso: ganas de cambiar las cosas, del más bello modo posible.  
etiquetas