26/10/2017 Paraguay

Investigan un crimen asociado al narcotrfico

William Giménez Bernal, de 28 años oriundo de la localidad de Pedro Juan Caballero, fronteriza con Brasil, y su hijo menor de edad, fueron asesinados la tarde del miércoles a tiros en el vehículo en el que viajaban.

Las autoridades prosiguen este jueves la investigación sobre el asesinato de dos personas, padre e hijo, ocurrido en Asunción y presuntamente asociado al narcotráfico, mientras que la oposición critica al Gobierno de Horacio Cartes por instalarse en el "silencio".

William Giménez Bernal, de 28 años oriundo de la localidad de Pedro Juan Caballero, fronteriza con Brasil, y su hijo menor de edad, fueron asesinados la tarde del miércoles a tiros en el vehículo en el que viajaban.



Según la agencia EFE, el ataque procedió de una camioneta que se dio a la fuga tras realizar los disparos, que hirieron a una tercera persona, presuntamente el guardaespaldas de Giménez, que está fuera de peligro.

Las primeras investigaciones policiales apuntaron que Giménez Bernal frecuentaba Asunción para visitar al supuesto narcotraficante Jarvis Chimenes Pavao, encarcelado en la prisión de Tacumbú, donde cumple condena acusado de lavado de dinero.

Horas después del atentado, el Partido Liberal, el mayor de la oposición, instó a Cartes a hablar y a "rendir cuentas" ante la ciudadanía".

"Hable presidente Cartes (..) Nadie es inmune a la violencia generalizada y usted tiene la obligación de actuar, es su trabajo al frente del Gobierno", dice un comunicado de ese partido.

Los liberales criticaron además que el Gobierno "se llamó a silencio" cuando a ese atentado en Asunción le precedió el secuestro esta semana de dos personas, un agricultor brasileño y su nieto, ocurrido en el departamento de Caaguazu, que siguen en paradero desconocido.

"En ambos casos el Gobierno se llamó a silencio. Como si los graves hechos fueran ajenos al sistema de seguridad", señaló el comunicado.

El asesinato de Giménez Bernal y su hijo no era el primero con estas características en Asunción, ya que el pasado enero otras dos personas que acababan de visitar a Pavao fueron acribillados a tiros en su camioneta, según recordó el Ministerio del Interior.

La similitud entre ambos crímenes hizo pensar a las autoridades que "este nuevo hecho forma parte de la guerra entre diferentes facciones del delito transnacional".