21/10/2017 Tucumn

Profesionales de un hospital decidieron seguir casos de violencia familiar

Un grupo de psicólogas, médicas y trabajadoras sociales, convencidas de que "no era posible mirar para otro lado" en los casos de violencia familiar, conformaron un comité de seguimiento de esta problemática.


Un grupo de mujeres profesionales, psicólogas, médicas y trabajadoras sociales, convencidas de que "no era posible mirar para otro lado" en los casos de violencia familiar, conformaron un comité de seguimiento de esta problemática y establecieron su sede en un centro de salud que funciona en el predio de una parroquia del Bajo Boulogne, en el partido bonaerense de San Isidro, en donde ya llevan atendidas a 114 familias.

Las mujeres, que atienden casos de violencia en el equipo de medicina familiar del Hospital Italiano, comenzaron a percibir que no era posible atender a las personas, que llegaban con síntomas en el cuerpo, de la violencia que eran objeto y era necesario buscar el origen y hacerles un seguimiento.

Adriana Goldman, médica especialista en medicina familiar, dijo a Télam que el punto de inflexión fue en el 2012, cuando “nos sacudió un caso terrible de violencia hacía un niño de trece años, que periódicamente iba al centro de salud a consultar por un dolor abdominal. Después de mucho indagar, con respeto y cuidado, el chico le contó que su tío lo golpeaba".