18/10/2017 EXPERIENCIAS

Un documental rescata el proyecto de teatro infantil cubano "La Colmenita"

La periodista y realizadora Luciana Mazza Toimil estrena este jueves en el cine Gaumont un documental "Luces y Duendes" sobre el elenco infantil La Colmenita, un emblema de la cultura cubana.

Por Eva Marabotto


Es curioso el modo en el que la periodista y realizadora Luciana Mazza Toimil conoció el proyecto de "La Colmenita". Venía trabajando en temas de trata y rastreando ejemplos de la esclavitud moderna. Entonces llegó a su correo una gacetilla de un proyecto en las antípodas de su tema de estudio. Hablaba de La Colmenita, una compañia de teatro infantil cubana cuyos integrantes son embajadores de Buena Voluntad de UNICEF, el organismo de las Naciones Unidas para la infancia. "Los vi y me pregunté cómo podía ser que un pais bloqueado, vapuleado y del tercer mundo tenga la niñez que todo el mundo querría", recuerda la realizadora.

El resultado de esa sorpresa se traduce, después de tres años de investigación y tres viajes a Cuba en el documental que contó con la producción de Florencia Fuentes y se estrena este jueves a las 19.30 en el Cine Gaumont. "Luces y Duendes" recorre la actualidad de la compañía de teatro infantil, con testimonios de su cerador, Tin Cremata, de sus integrantes, y de próceres de la cultura cubana como Omara Portuondo y Silvio Rodríguez. "Gracias  Tim Cremata llegué a Silvio y a Omara. Ellos son fanáticos de la Colmenita, han participado de sus obras y en la pelicula la musica es original, inédita que hizo Silvio para la Colmenita", cuenta Mazza Toimil.
La directora recuerda el paso de la compañía por la Argentina donde sus jóvenes integrantes fascinaron al público y se enorgullece al contar que el reciente Simposio de Jóvenes que se hizo en el Vaticano en la Casina PioIV, la Colmenita, representada por Malu Tarreu, que está en Argentina fundando colmenitas hace 4 años fue reconocida como "el único que realmente apunta como herramienta efectiva para el futuro de los niños". Mazza Toimil reconoce que existen otros proyectos de desarrollo de la infancia a partir del arte e incluso otras réplicas del elenco cubano en otros lugares del mundo: "El proyecto estuvo y esta en varios paises del mundo, pero para que funciones tiene que haber un cubano, ya que no todo el mundo entiende como haya personas que realmente hagan las cosas con amor y sin pedir nada a cambio", asegura. Y arriesga un sueño: presentar su obra que aún no tiene distribuidores en centros culturales o lugares del interior del país, y llevarlo a La Habana, a teatro lleno y con personalidades famosas e importantes de la cultura cubana".   
etiquetas