14/09/2017 Myanmar

El xodo rohingya hacia Bangladesh contina y se agrava la crisis de refugiados

La crisis ha desatado condenas y advertencias internacionales, y el miércoles la ONU urgió a Myanmar a detener lo que describió como una campaña de limpieza étnica.

 
A tres semanas del inicio de un masivo éxodo de rohingyas que huyen de la violencia en Myanmar, miles de miembros de esa minoría musulmana seguían cruzando al vecino Bangladesh en busca de seguridad en desbordados campamentos de refugiados a los que la ayuda llega apenas en cuentagotas. La violencia del gobierno de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, ya obligó a unos 400.000 rohingyas a huir del estado (provincia) occidental y costero de Rakhine a Bangladesh.



En una de las advertencias más preocupantes desde el comienzo del éxodo, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) alertó este jueves que hay que prepararse para el "peor escenario": que todos los roghinyas, el millón que se estima vivían en Rakhine antes de la actual crisis, huyan a Bangladesh.



Uno de las decenas de botes que a diario cruzan con rohingyas hacia la ciudad fronteriza bangladesí de Teknaf se hundió este jueves y al menos dos personas murieron ahogadas, informó la policía, lo cual aumenta a 88 la cifra de fallecidos en el río Naf desde que empezó la crisis.