25/08/2017 Aniversario Garrahan

Telemedicina, el lazo que une a los mdicos del pas por los ms chicos

Se trata de un programa del Hospital Garrahan que rompió con las barreras impuestas por la distancia, para acercar a los niños y sus familias con especialistas de excelencia.

Por Valentina Selzer

Con el cumpleaños número 30 del Garrahan que se conmemora este viernes, resulta inevitable hacer un repaso por la historia de la institución. Además de la excelencia, el hospital se destacó por la innovación pediátrica.

El Dr. Roberto Debbag, médico infectologo y miembro del Consejo de Administración, transita el edificio hace más de 20 años e integra desde los primeros días lo que hoy se denomina Programa Nacional Telesalud pediátrica (PNTP).


Dos décadas atrás, los médicos del Garrahan tuvieron que buscar una mejora en la asistencia debido a la gran demanda. Así es como realizaron por primera vez una atención del paciente, en este caso de niños, a distancia.

Télam: ¿Cómo nació la Telemedicina?
Roberto Debbag:
El coordinador de ese momento, el Dr. Mauro Castelli, vio que los niños y sus familiares viajaban muchos kilómetros para ser atendidos con todas las consecuencias que eso implicaba. Entonces surge la necesidad de reducir el traslado de los pacientes y logra, a través de la tecnología que había en ese momento que era el fax, la primer interconsulta con Zapala, Neuquén. De esta manera nació  la Oficina de Comunicación a Distancia, que fue creciendo y hoy son más de 230 centros.

Foto:Daniel Darrás/Télam
Foto:Daniel Darrs/Tlam
En el sistema de salud pública de Argentina hemos sido pioneros con la telemedicina y hoy por hoy en pediatría somos los únicos que hacemos esto; me animo a decir orgulloso que es un programa muy profesional de solidaridad sanitaria.

T.: ¿Cómo es el proceso de trabajo?
R. D.:
Hay dos maneras de implementarla. Por un lado tenemos la telemedicina asincrónica donde los centros que están conectados con nosotros envían consultas a través de una plataforma, se evalúa el caso con nuestros pediatras y especialistas (que son más de mil médicos disponibles para ellos) y luego respondemos en pocas horas con una devolución del caso.

Por otro lado, la sincrónica consiste en la atención en línea del paciente a través de video consultas. En el hospital tenemos consultorios virtuales, son consultorios clásicos con un médico pero del otro lado del escritorio en vez de estar la silla del paciente, está la pantalla donde vemos un consultorio similar pero con el niño, su familia y los médicos del lugar; lo único que nos separa es una pantalla pero que lejos de distanciarnos nos acercan.

Foto:Daniel Darrás/Télam
Foto:Daniel Darrs/Tlam

También hay programas que son muy importantes de atención de pacientes graves en línea. Por ejemplo, la terapia intensiva del Hospital de Niños de Santiago del Estero está en conexión con el mismo sector del Garrahan y todas las mañanas a las 9, a través de nuestros equipos tecnológicos, se juntan los médicos terapistas y asisten a los pacientes. Lo más importante es que en el 2015 sin este programa recibimos 15 derivaciones y a partir de su implementación solo se derivaron tres casos; en el año siguiente tuvimos 400 atenciones médicas en diferentes puntos del país.

T.: ¿Qué beneficios trajo este programa?
R.D.:
La telemedicina no es solo atender el paciente a la distancia sino que es darle toda la seguridad con los mejores profesionales. Hoy llegamos a los lugares más remotos con la utilización  del satélite Arsat.

Foto:Daniel Darrás/Télam
Foto:Daniel Darrs/Tlam
Hay una disminución importante del desarraigo del paciente, de la pérdida escolar, de la perdida laboral de los padres, es un beneficio increíble el poder asistir a la distancia. Por año tenemos entre 5 y 6 mil consultas asincrónicas, muchas de esas que involucran a veces a dos o tres especialistas. Tenemos más de 600 atenciones en línea del paciente, alrededor de 400 con casos críticos; generamos más de 1000 videoconferencias por año relacionadas a la educación médica y a la gestión.

También hubo un alto impacto en la disminución de la mortalidad infantil, con estas atenciones se redujo la morbilidad y la mortalidad de los niños.

Los médicos de este hospital fueron creciendo con la telemedicina, pero hay una cosa que va más allá de trabajar como pediatra que es ayudar a la distancia y es nuestro deber, y los niños tienen el derecho de poder acceder independientemente del lugar donde estén.

Foto:Daniel Darrás/Télam
Foto:Daniel Darrs/Tlam

T.: ¿Cómo seguirá la telemedicina en los próximos años?
R.D.:
Queremos que este programa crezca y se convierta en un hospital virtual, con todas las condiciones académicas, técnicas y tecnológicas para una mejor atención en conexión con todo el sector público de Argentina. Como hay en otros países, Estados Unidos por ejemplo, hospitales pediátricos con los llamados “centros satélites”.

Estamos trabajando en un proyecto para el 2018, que ya está en la etapa investigación, para crear centros ambulatorios para que pacientes de otros lugares puedan ser atendidos en consultorios, con médicos, enfermeros y profesionales, bajo el presupuesto, las normas y los procesos del hospital.

Imagino un Garrahan que va a seguir creciendo, pero esta vez no solo hacia el adentro sino con mucha fuerza hacia el afuera con sus recursos humanos que son la esencia del hospital.