09/08/2017 básquet

Susbielles ante el sueño de organizar el Mundial 2023: “FIBA ve una sede sólida y bien pensada”

El presidente de la Confederación Argentina de Básquet dialogó con Télam y se refirió a la chance que Argentina y Uruguay reciban al torneo más importante del deporte de la “naranja”. La candidatura asiática será la rival a vencer.

Por Franco Córdoba


El presidente de la Confederación Argentina de Básquet (CABB), Federico Susbielles, calificó de "positiva" la visita de los enviados de la FIBA (Federación Internacional de Básquet) que analizan la posibilidad de organizar la Copa del Mundo 2023 en conjunto con Uruguay y con optimismo afirmó que los dirigentes de la entidad vieron una "candidatura sólida y bien pensada”.

“El balance de la visita de los enviados por la FIBA (Federación Internacional de Básquet) fue positiva, ya que sabemos a través de la devolución que se recibe, cómo se hicieron las cosas. Cuando comenzamos a trabajar con Uruguay, eran trece las posibilidades de hacer la presentación como candidatos y por eso planteamos con la Federación Uruguaya de Basketball (FUBB), que la sede iba a ser seria y sustentable”, indicó Susbielles en diálogo con Télam.

El pasado 7 de marzo la comitiva de la entidad madre del básquet mundial realizó la visita oficial, tanto a Buenos Aires como a Montevideo, en la cual ambos países lucharán frente a Filipinas, Japón e Indonesia, Turquía y Rusia por albergar a la cita mundialista en 2023.


“FIBA busca hoy para los mundiales los formatos multisedes y como atractivos especiales Argentina y Uruguay cumplen con este requisito y mantienen la esencia y el espíritu de una Copa del Mundo: por eso la idea del logo y la frase que ´son dos países y una pasión´", añadió.

Según pudo averiguar Télam, para la entidad que comanda este deporte, el contexto geopolítico que viven Argentina y Uruguay y su actualidad en el continente le dan un espaldarazo más que importante al sueño de albergar la Copa del Mundo de básquet, algo que Susbielles acepta y reconoce: “La zona donde se va a llevar a cabo el evento, de cara a los próximo seis años tiene un territorio menos riesgoso que otros lugares”.

“Tenemos entre ambos países una identidad cultural por raíces históricas, existe una conectividad y cercanía geográfica que nos permite tener un solo proyecto y eso es muy importante. Por pasión e historia creo que es fundamental y muy bueno para ambos, mientras que en materia de bellezas turísticas ambos países son fuertes”, agregó.

Luego de las reuniones llevadas a cabo en Argentina, que culminaron con la devolución de los directivos FIBA, el presidente de la CABB admitió cuáles fueron los puntos altos que ponderaron por parte de los dirigentes ”de una candidatura sólida y bien pensada”.

Sin embargo, Susbielles admitió que la candidatura que conforman Filipinas, Japón e Indonesia “en lo económico tienen un poderío más fuerte que cualquiera y quizá sea su fortaleza más importante”. “Pero la nuestra es sólida, pareja, estándar y tenemos una planificación previa importante por lo que la definición será de forma apretada”, contrapuso.


En cuanto a las sedes que albergarían este sueño mundialista, tanto la CABB como la FUBB tienen pensado algunos escenarios para los partidos y desde el país “charrúa” ya encaminan ese deseo con la construcción del Antel Arena de Montevideo que estará inaugurado a mediadios del 2018.

Por su parte, Susbielles reconoció que “el estadio de Mendoza (que está en plena construcción), el Orfeo de Córdoba, con un gran apoyo del sector privado para su modernización, el Polideportivo de Mar del Plata y el Parque Roca, en el cual se está trabajando en la colocación del techo y que es un estadio para 16 mil personas y tendrá una serie de avances tecnológicos, son parte de los lugares donde hay infraestructura”. A la lisla se se le suman al recién inaugurado en La Rioja y de Comodoro Rivadavia, en la Patagonia.
.
“Después hay una decisión estratégica con que si Argentina y Uruguay van a presentar cuatro sedes de grupo y una fase final o si la ampliaremos un poco y será una evaluación final, pero lo que sí quedó claro y lo pudieron saber los enviados de FIBA es que tanto Argentina como Uruguay en infraestructura están preparados para albergar el torneo”.

Por otro lado, la dirigencia de la CABB que encabeza el ex basquetbolista sabe que para alcanzar el visto bueno de la FIBA en diciembre había que desarrollar un plan a largo plazo en cuanto a a la organización de diferentes torneos continentales para que FIBA fuera evaluando a Argentina.

“Apostamos y dimos pequeños pasos durante estos años y este, en particular, que será de gran importancia porque estamos organizando todos los torneos que se están llevando a cabo en América. Hicimos los U16 masculinos y femeninos, en Formosa y Buenos Aires, y estamos en las vísperas de organizar la AmeriCup masculina y femenina y le queremos mostrar a América y el mundo la pasión que tenemos por este deporte y que la CABB está a la altura de las grandes potencias en el mundo”, aseveró.

Argentina se prepara para la Americup 2017

“Entendemos que si nosotros logramos cumplimentar en los torneos que quedan y en la organización daremos un gran paso en lo que son las cuestiones de la organización de la Copa del Mundo 2023. Deseamos demostrar que la CABB apuesta por gestionar y organizar torneos de jerarquía”, agregó.

Argentina pasó por uno de los peores momentos de su historia a nivel institucional en agosto de 2014, previo a la Copa del Mundo de España, en la cual la Confederación Argentina de Básquet fue intervenida por el gobierno nacional de aquel entonces y la cual Germán Vaccaro renunció a su cargo y desembarcó Federico Susbielles que se encontró con casi 23 millones de pesos de pasivos y un sinnúmero de cheques rebotados.

La actualidad económica de la CABB, en números



Sin embargo, el propio máximo directivo de la CABB remarcó que “en ese entonces no había credibilidad de parte del sector privado y con muchísimas dudas del público por la falta de rendición de fondos. Pero además, con la relación casi cortada con los jugadores de la Selección, fue un trabajo arduo”.

“Lo que teníamos que hacer era trasladar a nuestra Confederación los mismos valores que tuvieron nuestros jugadores de la Generación Dorada y que estén presentes, en una forma de entender y administrar una forma de trabajo en la CABB. Logramos construir una institución seria, profesional, transparente y que replica valores y eso permitió que en poco más de 2 años y medio tenga mayor cantidad y calidad de sponsors de lo que se tuvo mientras fue campeón olímpico”, remarcó.

El conflicto de la CABB y los jugadores argentinos en 2014

“Hoy la CABB es una institución sólida, saneada desde lo económico y lo administrativo y donde se planearon objetivos de gestión que tienen que ver con la profesionalización, la transparencia. Y para ello logramos invertir en un programa de desarrollo que se está llevando a lo largo del país, que organiza una gran cantidad de torneos internacionales y que fomenta el básquet femenino y, creo, con un gran momento de este deporte en general", comentó.

"Pero eso fue gracias al trabajo en conjunto entre dirigentes de barrios que hace posible que se juegue, los dirigentes más importantes de la Liga Nacional, entrenadores, jugadores, árbitros, y fans que entienden que es importante que se trabaje en grupo”, concluyó.