04/07/2017 aniversario

Piazzolla, homenajeado en el CCK a 25 aos de su muerte

El pulso estético de Astor Piazzolla, pletórico de proyectos y novedades, tuvo su formato más perdurable, aquel al que volvía cada vez que se hastiaba de sus sucesivas iniciativas, en el quinteto; y fue ese el esquema al que se apeló esta noche en el Centro Cultural Kirchner para homenajearlo a 25 años de su fallecimiento.



El Quinteto Fundación Astor Piazzolla marcó el punto sobresaliente de un frondoso programa de actividades que se ha desarrollado en el CCK en honor al bandoneonista, apuntalado por nombres de jerarquía en el linaje piazzolleano como Néstor Marconi, Pablo Agri o Walter Ríos, entre muchos más.

La forma de tocar tango en la era post-piazzolla constituye, aún, una referencia y a la vez un desafío para los músicos contemporáneos. Porque lo que entonces fue una vocación disruptiva sobre la tradición -o sobre lo mejor de la tradición-, ahora puede quedar encorsetado en el acto de la repetición.

En el Quinteto Fundación aparecen algunos de los más lúcidos exponentes de este tiempo musical, aquellos que precisamente encontraron en la pesada herencia un espacio de estudio, de aprendizaje y de impulso para romper con esa influencia. Pero sin negarla. Sin desconocerla.

En quinteto, bajo la dirección del flautista y saxofonista Julián Vat, estuvo integrado esta noche por Lautaro Greco en bandoneón, Sergio Rivas en contrabajo, Germán Martínez en guitarra, Sebastián Prusak en violín y Cristian Zárate en piano. Con invitados subieron a escena Vat y el cantante Sebastián Holz.

De alguna manera remedaron al célebre quinteto formado por Piazzolla en 1960 y que, con sus interrupciones, llegó hasta el final de la década.

Su primera formación tuvo a Piazzolla en bandoneón, Jaime Gosis en piano, Simón Bajour en violín, Kicho Díaz en contrabajo y Horacio Malvicino en guitarra eléctrica. En aquella formación aparecieron por primeras vez procedimientos y técnicas compositivas que Astor capitalizó en sus períodos posteriores.

El repertorio del Quinteto Fundación Astor Piazzolla fue, sin embargo, más abarcativo y abrazó la biografía del marplatense: "La muerte del ángel", "Camorra", "Tanguedia", "Michelángelo 70", "Chin Chin" y "Calambre", fueron algunas de las composiciones interpretadas por el quinteto.

Al joven Lautaro Greco le tocó en gracia la faena de asumir la demoledora potencia interpretativa que imponía Piazzolla en el escenario. Se llevó la mayor ovación del público.

A modo de conclusión, Laura Esclada, la última mujer de Astor, afirmó: "Piazzolla fue por mucho tiempo rechazado en este país, pero eso ya no es así. Este homenaje es la expresión de que, en relación a aquel enfrentamiento, ya estamos en paz".