30/06/2017 Ms all de la historia

El Museo del Traje inicia una nueva etapa con importantes cambios

Una gran exposición temporal sobre la moda y su vínculo con el mundo vegetal, estampados florales, bordados y prendas con formas de flores, será inaugurada en septiembre, lo que marcará el inicio de la nueva gestión de Victoria Salias, ganadora del concurso público para ocupar la dirección. En esa nota te contamos lo que viene.

Por Mercedes Ezquiaga



Diseñadora de indumentaria y especialista en Gestión Cultural y Curaduría de Artes Visuales, Salias asume formalmente este sábado en el cargo -con una duración de 5 años- al que llegó luego de resultar ganadora del concurso público impulsado por la Secretaría de Patrimonio Cultural dependiente del Ministerio de Cultura de la Nación, una iniciativa para institucionalizar los museos nacionales a través de propuestas de rediseño de sus guiones curatoriales, con el afán de sumar nuevas voces.

Con una colección de 9.000 piezas, que abarca desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días, el museo  fue creado para guardar testimonio y recrear el sugestivo mundo de la moda, el lenguaje del traje y sus accesorios



Con una variada colección de nueve mil piezas, que abarca desde fines del siglo XVIII hasta nuestros días, el Museo del Traje fue creado en 1972 para guardar testimonio y recrear el sugestivo mundo de la moda, el lenguaje del traje y sus accesorios y la vinculación del vestido con el arte y su contexto social, poniendo particular acento en nuestro país.

La idea de que la historia del traje dialogue con la contemporaneidad es uno de los puntos fuertes de la propuesta de Salias, quien viene de ocupar el puesto de Coordinadora de la Oficina de Moda de la Ciudad en el Centro Metropolitano de Diseño, desde donde produjo el Programa Dorrego Ferias de Diseño, que se constituyó en el semillero de emprendedores de todas las disciplinas de diseño e industrias culturales. Además, realizó curadurías de muestras de moda, arte y diseño.

"La primera exposición, que será inaugurada entre septiembre y octubre, y que con seguridad ya estará abierta para La Noche de los Museos, a fines de octubre, será un racconto del vínculo de la moda y el mundo vegetal, sobre todo su vínculo con las flores, que no solo será un motivo bueno con la obvia llegada de la primavera, sino que además representará un renacer, un nuevo ciclo de vida en el museo", adelantó Salias en diálogo con Télam.
Así, la exposición -que aun está en etapa de diseño y preparación- "será una recopilación de toda aquella indumentaria que remite a las flores, en un cruce que incluya parte de la colección del museo con trabajos mucho más contemporáneos. Desde bordados y estampados con motivos flores, prendas con forma de flores, trajes vivos con musgos, trajes de Delia Cancela de los años 60 o prendas de Mary Tapia. Referencias históricas y otras de ruptura", especificó la flamante funcionaria.

Esta exposición tiene que ver con uno de los ejes centrales que Salias planea llevar adelante: "Yo quiero que la colección dialogue con la contemporaneidad. Por eso, como novedad, ya no habrá una muestra permanente, sino que vamos a realizar muestras temporales, aproximadamente tres por año. El espacio del museo es pequeño y la ropa es voluminosa, con lo cual decidimos abocarnos a muestras temporales que aborden diferentes ejes temáticos que dialoguen con la contemporaneidad. Para eso, no solo vamos a trabajar con la colección del museo sino que pediremos prendas prestadas, a diseñadores, a otros museos", graficó.

- Télam: ¿Cuáles son los principales cambios que planea introducir en el museo?

- Victoria Salias: Hasta ahora había un guión fijo, muy historicista, de 1810 en adelante. Mi idea es que eso cambie para tratar de pensar no tanto dónde está el origen de nuestra historia del traje, sino también cómo vamos construyendo historia hoy en día. Ver de dónde viene esto que se produce hoy y que dentro de 10 años va a ser historia.

 Hasta ahora había un guión fijo, muy historicista, de 1810 en adelante. Mi idea es que eso cambie para tratar de pensar cómo vamos construyendo historia hoy en día



Otra idea es vincular la colección con otras disciplinas, como por ejemplo el festival FiCSur, que une al cine y la moda y se realiza desde mañana y hasta el 8 de julio con el Museo del Traje como una de las sedes (se verá una exposición con vestuario utilizado en películas del cine nacional). La idea es empezar a dialogar con otros museos para articular otro tipo de discursos, como puede ser moda y fotografía.


- Télam: El Museo del traje tiene una colección de nueve mil piezas ¿Cuáles son sus puntos fuertes o principales atractivos?

- Victoria Salias: Todavía la estoy viendo, es muy extensa y difícil de desplegar toda. Pero básicamente es una colección de ropa urbana, porteña, de calle. Hay un montón de cosas que no tiene. No hay por ejemplo ropa de trabajo. Con lo cual otra propuesta de mi proyecto es empezar a trabajar para ampliar la colección.

Quiero darle un criterio más federal, empezar a tener ropa regional, ropa de los pueblos originarios. Hay por ejemplo muchos festivales y festividades del interior muy tradicionales, como los carnavales, que no están representados en el acervo.

Quiero trabajar en ese sentido. Y también mi idea es ir generando recortes temáticos, por ejemplo hacer una gran muestra enfocada sólo en la moda de los años 60, pero lo que me interesa es quebrar ese enfoque historicista que hubo hasta acá, donde la narración comenzaba siempre a partir de 1810. Y para esto otro propósito es armar un área de investigación sobre el diseño de indumentaria, la moda y el cuerpo en relación al traje, algo que actualmente no existe.

- Télam: ¿El acervo del Museo del Traje refleja de alguna manera a su sociedad?

- Victoria Salias: Lo que dice el acervo del museo en este momento es lo que los particulares donaron de prendas. El acervo se constituyó desde ese lugar. No hubo una gestión intencional de diseño de la colección, entonces es una amalgama de colecciones históricas y recortes muy puntuales como el vestuario de Federico Klemm, que donó casi completo al museo y es casi como una burbuja.

No hubo planificación en la colección actual. Por eso a mí me interesa analizar bien qué es lo que hay y pensar de qué manera se puede completar. Lo federal está faltando y es importante que esté. Así como también está faltando lo contemporáneo. Después de los años 80, en la Argentina, pasaron muchas cosas en la moda, el diseño de autor es algo muy fuerte, muy importante, y aun no está reflejado en la colección.