30/06/2017 Brasil

Huelga de bajo impacto en San Pablo y Ro, pese al aumento del desempleo

El paro nacional fue convocado por las centrales sindicales contra la reforma laboral que impulsa el gobierno del presidente, a quien se le pide la renuncia del cargo.

Por Corresponsal



La huelga general convocada hoy por las centrales sindicales contra el gobierno de Michel Temer tuvo menos impacto que la del pasado 28 de abril, sobre todo porque funcionó el transporte en San Pablo y Río de Janeiro, en una jornada de protesta que coincidió con la divulgación del índice de desempleo, que aumentó hasta el 13,3 por ciento y mostró la pérdida de 2,3 millones de puestos de trabajo en un año. 

Las centrales sindicales aparecieron divididas y eso influyó para que los gremios de conductores de los colectivos, subtes y trenes de San Pablo y Río de Janeiro no adhirieran a la protesta, que se sintió con fuerza en Brasilia y en ciudades como Fortaleza, Florianópolis, Porto Alegre, Belo Horizonte y Salvador.

La huelga fue calificada como un “fracaso” por una fuente del gobierno consultada por Télam. Pero puso nuevamente a la figura de Temer contra las cuerdas por la denuncia penal por corrupción en su contra, que se ubicó en el centro de la escena, como principal responsable de la reforma laboral que debe votar el Senado la semana próxima.



En San Pablo, el corazón financiero e industrial del país, y Río de Janeiro, capital turística y segunda ciudad del país en cantidad de habitantes, se registraron los más impactantes bloqueos de avenidas y accesos por parte de manifestaciones de movimientos sociales y sindicatos. Para más información ingrese al servicio de noticias
etiquetas