26/06/2017 doodle

Homenaje de Google a la precursora del feminismo en Amrica del Sur

Mediante la publicación de un doodle en su página, el gigante de los buscadores más usando en internet le rinde este lunes un homenaje a la escritora y maestra argentina Juana Manso, en el día en que habría cumplido 198 años.



Juana Paula Manso de Noronha, había nacido en Buenos Aires, el 26 de junio de 1819. Fue escritora, traductora, periodista, maestra y precursora del feminismo en Argentina, Uruguay y Brasil y aunque fue poco reconocida en vida, muchas escuelas llevan su nombre.



Fue también mano derecha de Domingo Faustino Sarmiento e ideó su campaña presidencial, trabajó junto a él y promovió un modelo educativo asociado a la libertad y a la igualdad.

La precursora del feminismo murió a los 55 años, sin honores y en la pobreza. Aún enferma seguía dedicada a su vocación de docente, seguía enseñando a leer y a escribir a los niños que vivían en su humilde barrio.

Fue enterrada en el cementerio inglés, con la siguiente leyenda: «Aquí yace una argentina que, en medio de la noche de la indiferencia que envolvía a la patria, prefirió ser enterrada entre extranjeros antes que profanar el santuario de su conciencia».

En 1915, sus restos fueron depositados en el Panteón del Magisterio, en el cementerio de la Chacarita.

Juana Manzo 198 aniversario de su nacimiento Google la homenajea con un doodle


Juana creía que las escuelas debían ser lugares alegres, luminosos y limpios. Que al niño había que despertarle el interés por aprender a través del buen trato, del ejemplo, del juego y del amor… Y que ser maestro era una de las profesiones más bellas e importantes para un país.

Pensaba que la inteligencia no tenía sexo y que la mujer debía tener las mismas oportunidades de educación y libertad que los hombres. Pero esto era mal visto en aquella época. Eran tiempos difíciles: la lucha por la independencia seguía sin tregua, los gobernantes no se ponían de acuerdo sobre cómo organizar el país, y Buenos Aires y las provincias del interior estaban siempre peleando por el poder.

Pocos la comprendían y la valoraban: le ponían obstáculos y, a veces, hasta le impedían con gritos y piedras dar sus conferencias. Le manchaban las ropas y la llamaban «Juana la loca».

Ella proclamó que la desigualdad se remediaba con educación para todos. Criticó a los gobiernos por no invertir en educación, y reclamó derechos para la mujer y los niños.

También exigió libertad religiosa, matrimonio civil y protección para los pueblos originarios. Y decir esto, a través del periódico, la tribuna, el libro y la escuela fue demasiado «fuerte» para la época.

Juana Manso estaba segura de su misión: sus ideas tarde o temprano iban a florecer y no importaba si había que sufrir por ellas. Tuvo razón: con el paso del tiempo muchas cosas fueron cambiando y su pensamiento sigue vigente como nunca.

En la actualidad, muchas escuelas llevan su nombre; su obra es nuevamente editada y su nombre comienza a ser más familiar en Buenos Aires.