19/06/2017 Venezuela / México

Otra muerte en Caracas y la OEA debate que se reconsidere el llamado a la Constituyente

Otra persona, un joven de 17 años, murió este lunes en medio de la represión de una marcha opositora en Caracas, mientras la OEA procuraba votar una declaración para reclamar al gobierno de Venezuela que reconsidere "la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, tal y como está concebida actualmente", y que según el canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, tiene el apoyo suficiente para su aprobación.



Ramón Muchacho, alcalde opositor del municipio caraqueño Chacao, hizo el anuncio del fallecimiento del joven, identificado como Fabián Urbina, de 17 años, quien perdió la vida tras ser herido de bala en el pecho, en tanto otras seis personas también resultaron impactados por armas de fuego, con lo que se elevó a 75 la cantidad de muertos desde el inicio de las protestas en abril pasado.

Además, al menos 48 personas resultaron heridas hoy tras las protestas de la oposición en Caracas que buscaban llegar hasta la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), en el centro de la capital, informó el director de un centro de salud y el alcalde del municipio Chacao.

Por otra parte, el canciller de Guatemala, Carlos Raúl Morales, anunció que el texto que se discute en una reunión de cancilleres de la OEA tiene los 23 apoyos que necesita para prosperar y se someterá a votación una vez que terminen las intervenciones de los países aliados de Venezuela, críticos con este paso, como Bolivia y Nicaragua.

La declaración llama "a todas las partes para que se comprometan con un proceso revigorizado de diálogo y negociación conducente a un acuerdo político amplio y a acciones concretas, como un calendario establecido y con garantías, para la restauración de la paz y la estabilidad, así como para asegurar el bienestar de la nación".

Por su parte, la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, que participa de la reunión de cancilleres de Cancún, México, afirmó que su país "no va a avalar" la resolución que surja y se vote, en el marco de la 47 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Nosotros no reconocemos esta reunión, como tampoco reconocemos la resulta que de ella devenga. Indistintamente de lo que de aquí salga, Venezuela no lo va a avalar", apuntó la canciller ante el resto de representantes de los países miembros de la OEA.

Rodríguez habló de un "camino tortuoso" hasta llegar a esta reunión, que sigue a una del 31 de mayo celebrada en Washington y suspendida por falta de consenso entre las dos propuestas de resolución presentadas, ahora retiradas de la mesa de negociaciones.

El documento mencionado por el canciller guatemalteco también "llama al cese inmediato de los actos de violencia y las hostilidades cometidas por cualquiera de las partes" en Venezuela.

El documento pide además el "absoluto respeto a los derechos humanos, al Estado de Derecho, a la separación de poderes, a los procesos constitucionales, inclusive un calendario electoral, conforme a lo acordado por la oposición y el Gobierno de venezuela en el proceso de diálogo nacional del año pasado".

Además, pide al gobierno de Venezuela que reconsidere su decisión de retirarse de la OEA, algo que solicitó el 28 de abril tras convocarse la reunión de cancilleres sobre su crisis, pero que no será efectivo hasta 2019.

El texto declara además su apoyo al llamado del papa Francisco a la "implementación urgente de medidas destinadas a resolver la grave crisis de abastecimiento de alimentos y medicamentos que afecta al pueblo de Venezuela".

Y también "su disposición a establecer un grupo u otro mecanismo de facilitación para apoyar un proceso revigorizado de diálogo y negociación entre el gobierno y la oposición".

Para aprobarse un texto en una reunión de cancilleres se necesita el voto de 23 naciones, los dos tercios de los 34 Estados representados en la reunión.

La Asamblea General de la OEA será inaugurada esta noche por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y tendrá lugar hasta el miércoles y, en caso de no poder aprobarse el documento de los cancilleres, podría ser tratado en este ámbito general que sólo requiere de 18 votos favorables.