19/06/2017 Brasil

Temer contraataca, se va de gira y delega la presidencia en un aliado

El presidente brasileño, Michel Temer, denunció penalmente por calumnias a Joesley Batista y advirtió que los "criminales no saldrán impunes", al redoblar su disputa con el empresario que lo grabó supuestamente avalando sobornos y que lo acusó de ser "el jefe de la organización criminal más peligrosa" del país.

Por Pablo Giuliano



Antes de embarcar hacia Rusia y Noruega para una visita de una semana, Temer difundió un video por Twitter en el que embistió contra el dueño del frigorífico JBS, cuya denuncia puso contra las cuerdas a un presidente que en las próximas horas podría ser denunciado por corrupción y obstrucción de la justicia.

El viaje de Temer pondrá a prueba tensiones políticas, como la fidelidad del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, número dos en la actual jerarquía institucional del país que estará a cargo de la administración hasta el sábado.

Temer usó las redes para atacar a Batista y a sus investigadores, aunque sin nombrarlos directamente.

"Está claro que se ha creado un guión para justificar sus delitos: apuntan con el dedo a otros intentando escapar de las sanciones. Les digo a los criminales que no saldrán impunes. Pagarán lo que deben y serán responsabilizados de sus ilícitos.

Ustedes saben que no actúo por revancha. Creo en la Justicia y siempre respeté la independencia de poderes", dijo Temer.

El mandatario también se refirió al imperio construido por la empresa JBS, al punto de convertirse en la principal empresa de proteína animal del mundo, a base de grandes financiaimientos por parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

"Terminamos con los favores que privilegiaron a pocas empresas, cortamos las prácticas que permitían a los criminales crecer a la sombra de los ilícitos y el dinero público, y a muchos esto no le gustó", dijo Temer sobre Batista.

Joesley Batista, empresario
Joesley Batista, empresario


El dueño de JBS grabó en secreto a Temer al visitarlo en la noche del 7 de marzo pasado en la residencia oficial y ambos conversaron sobre los sobornos pagos por el empresario a Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados que está detenidos en la Operación Lava Jato, mentor del impeachment que destituyó a Dilma Rousseff.

El escándalo de la grabación fue autorizado por el Supremo Tribunal Federal, que abrió una investigación contra Temer a partir de una investigación del fiscal general, Rodrigo Janot, a quien el gobierno ha acusado de permitir un acuerdo de delación premiada sin costos para Batista o JBS.

El fiscal general y parte de los jueces fueron criticados, sin ser nombrados directamente, por un aliado de Temer en las cortes, Gilmar Mendes, quien dio el voto que absolvió al mandatario en el Tribunal Superior Electoral el 9 de junio. 

Mendes, también juez de la corte, dijo que las investigaciones por corrupción "deben cuidar ciertos límites" y alertó sobre una dictadura "de fiscales y jueces" en caso de que se pongan a gobernar en reemplazo del poder político.

El viajo de Temer Rusia responde a una invitación hecha en febrero por el presidente Vladimir Putin. Ambos países son parte del grupo Brics, junto con Sudáfrica, India y China.

El portavoz presidencial, Alexandre Parola, contó que la gira busca atraer inversiones y repitió las palabras de Temer de que existe "seguridad jurídica en un nuevo ambiente de negocios en el país".

Luego, en Noruega, Temer "renovará el interés de Brasil en un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea" (UE), dijo el portavoz.

Antes de partir, Temer vetó una ley que reducía la selva protegida en el estado amazónico de Pará, medida que fue resistida por los ambientalistas. Es que Noruega es el principal financiador del Fondo Amazónico, una fuente de recursos para proyectos sustentables en la selva cuyo 60% le corresponde a Brasil.

Temer regresará el próximo sábado a Brasil de su gira por Moscú y Oslo, con lo cual el país estará gobernado, por primera vez desde la crisis de los audios de JBS, por Maia, jefe de la Cámara de Diputados, del conservador Demócratas, quien se ha mostrado un fiel escudero del mandatario, al punto de cajonear los 14 pedidos de juicio político contra el gobernante.

Rodrigo Maia, presidente de la Cámara de Diputados
Rodrigo Maia, presidente de la Cmara de Diputados


Maia no descartó recientemente eliminar el receso de julio en la Cámara de Diputados en caso de que el fiscal Janot presente la denuncia contra Temer.

Por tratarse del jefe del Ejecutivo, la denuncia debe ser tratada en Diputados, que debe votar si la acepta o la rechaza. Para aceptarla, es necesario dos tercios de los votos, y por lo tanto la aritmética daría la razón a Temer.

"En el gobierno creen que Janot hará tres denuncias y no una sola, para desgastar al presidente", dijo hoy el analista Kennedy Alencar, de radio CBN.

Así, Janot buscaría erosionar el apoyo parlamentario a Temer enviando una denuncia por cada delito: corrupción, obstrucción de la justicia y asociación ilícita.

El país tendrá un punto de alto voltaje mañana con la votación del Supremo Tribunal Federal sobre si debe detenerse al aliado gubernamental Aecio Neves, grabado pidiendo sobornos al empresario Batista, un caso por el cual están detenidos la hermana y un primo del senador, suspendido en su cargo.

La suerte de Neves también puede provocar reacciones en el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Hace una semana, la fuerza, que tiene cuatro ministros en el gobierno, resolvió seguir defendiendo a Temer pero se mostró dividido, sobre todo porque su cofundador, militante y presidente honorífico, el ex presidente Fernando Henrique Cardoso, cambió de opinión y pidió elecciones directas para resolver la crisis.

Una coincidencia impensada hasta hace poco con su rival de siempre, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, defensor de la campaña "Elecciones Directas Ya".