19/06/2017 música

Llega Alain Johannes, testigo y parte de lo más destacado del rock

El músico y productor se presentará en formato trío este jueves en The Roxy Live. "Siento que tuve mucha suerte con todo lo que me pasó", dijo en una entrevista con Télam desde Santiago de Chile.

Por Agustín Argento

Alain Johannes, que se presenta en formato trío este jueves en The Roxy Live, trae consigo una pila de discos solistas, canciones de su ex grupo Eleven y producciones que atraviesan lo más emblemático del rock de la costa oeste de Estados Unidos, que va desde Pearl Jam y Chris Cornell hasta Pj Harvey, Mark Lanegan y Queens of The Stone Age, banda de la que formó parte.


Johannes, de 55 años, nació en Chile, vivió en Suiza y en México hasta que se estableció en Estados Unidos, donde formó una banda con dos de los miembros principales de Red Hot Chili Peppers: el bajista Flea y el baterista Jack Irons.

"Siento que tuve mucha suerte con todo lo que me pasó", dijo el músico y productor en una entrevista con Télam desde Santiago de Chile, país al que llegó el jueves pasado a las 5 de la mañana, para "tener un par ensayos y shows radiales", antes de sus conciertos allí, en Brasil, Uruguay y Argentina.

"Cuando empecé a escuchar Black Sabbath y Led Zepellin ya pensaba: 'Quiero estar en un lugar para conocer gente y hacer música'. A los 15 conocí a Jack y armamos una banda a la que después ingresó Flea. Jamás se me hubiera ocurrido que iba a tener un lugar en un ambiente como ese", agregó el multiinstrumentista.

Ese grupo era What Is This?, considerado como antescesor de Red Hot Chili Peppers y que luego cambió su nombre a Eleven, con el ingreso de la tecladista y bajista Natasha Sneider, la esposa de Johannes fallecida en 2008, con quien teloneara a Pearl Jam y Soundgarden.

Soy muy sensitivo y puedo razonar lo que no se puede explicar. Un artista no necesita decirme qué es lo que necesita, yo me doy cuenta

Con el ascenso del grunge en el mundo, Johannes encontró su lugar, también, del otro lado de la consola: produjo "Euphoria Morning", de Cornell, y "Bubblegum", de Lanegan, además de colaborar con varios instrumentos en "Song for The Deaf", de QOTSA, entre tantas apariciones.

Otros grupos que pasaron por los potenciómetros de este músico con dos discos solista son Arctic Monkeys, el supergrupo Them Crooked Vultures (Josh Homme, Dave Grohl, John Paul Jones y Johannes en vivo) y The Gutter Twins, a la vez que participó de la última gira de PJ Harvey.

"Disfruto mucho tanto de producir como de componer. Son dos formas diferentes de ver la música y de ser creativo. Me gusta estar dentro de un proceso en el que hay buena onda, como si fuera una familia. Cuando me llaman para producir (siempre me llaman, yo nunca lo pido) me fijo bien en cómo asistir o ayudar en el proceso", apuntó.

No lo dice, pero Johannes es una especie de niño prodigio: a los 4 años ya sabía tocar la guitarra y a los 9 se animaba a grabar con sus propios equipos, momento en el cual, también, comenzó a aprender instrumentos tan disímiles como el theremin, la sitar, la flauta, la mandolina, los teclados y el saxofón.

"Con toda esa experiencia se me hace fácil interpretar lo que los artistas quieren. Si hay que hacer buenas tomas, las hago; si me piden que colabore con la composición y los arreglos, también estoy ahí. En lo que sí me meto bastante es en los sonidos y en el microfoneado", indicó el músico que tocó en Buenos Aires como telonero de QOTSA en 2010 y 2015.

"Por ejemplo -continuó-, Lanegan llega al estudio, toca unos acordes, me da la melodía y dice: 'Me imagino que esto pude sonar de tal forma' y automáticamente empiezo a tocar algo que le llega. En tres o cuatro horas puedo hacer un tema entero. Aunque con Mark más tiempo no se puede porque se aburre y se va (risas)".

En esa interacción como músico se pone en juego también a la hora de intervenir la obra de los demás, un límite que Johannes tiene en claro al producir: "Todo lo que yo le pondría, mis sonidos, etcétera, me lo reservo para mis bandas y mis discos solistas. Hay que respetar lo que el artista trae".

En esa definición se encuentra la razón por la que sus producciones tienen una innegable calidad, aunque todas suenen diferente.

"Soy muy sensitivo y puedo razonar lo que no se puede explicar. Un artista no necesita decirme qué es lo que necesita, yo me doy cuenta", se ufanó Johannes, quien tiene una hermana nacida en Buenos Aires y a su padrastro viviendo en el país, con quien pasó el año nuevo de 2016 en Cataras de Iguazú.

En esta visita, el público argentino tendrá la posibilidad de ver por primera vez el formato rockero del músico chileno, debido a que en las otras dos oportunidades dio conciertos de una acústica intimidad, a pesar de suceder delante de al menos 8.000 personas.

Télam: ¿En que momento decidió tocar solo con su guitarra de caja de cigarros en dos noches en las que se esperaban shows bien distorsionados?
Alain Johannes: Es algo cercano a mi corazón porque con esa guitarra compuse mi elegía para Natasha. Se me hace bastante fácil hacer una canción, sólo me tengo que focalizar en qué es lo que requiere y cómo me tengo que entregar a ella. Si hay 50 personas en un bar o 60.000 en un estadio a mí no me importa porque me enfoco en la canción. Igual, imagino que el contraste con respecto a la banda principal también es interesante. Ese set lo hice en varios festivales y tuve suerte porque a la mayoría le gustó.
etiquetas