13/06/2017 situacin de calle

"La noche de las frazadas", una iniciativa para ayudar a combatir el fro

Más de 400 voluntarios participaron de la iniciativa en la que se recibieron donaciones de mantas, ropa y alimentos que se repartieron entre cientos de personas en situasión de calle.

Más de 400 voluntarios participaron este martes de una nueva edición de "La noche de las frazadas", una convocatoria en la que se recibieron donaciones de mantas, ropa y alimentos que se repartieron entre cientos de personas en situación de calle de la ciudad de Buenos Aires, para ayudarlos a combatir la época más fría del año.

Organizado por el grupo "Las manos que ayudan", dependiente de la fundación El Arte de Vivir, esta es la sexta edición de la convocatoria, que en 2016 reunió cerca de 1.500 frazadas además de comida con la que se prepararon las viandas para repartir en las zonas de Once, Plaza Congreso y en las guardias de los hospitales Rivadavia, Fernández y Ramos Mejía.

"Desde hace más de dos semanas que arrancamos con la recepción de donaciones y también replicamos el evento en otros puntos del interior", dijo a Télam Claudia Fabeiro, coordinadora del grupo solidario.

Y agregó: "Este año tuvimos suerte, porque para esta época el frío suele ser mucho más intenso y los que duermen en las calles son los que más lo padecen, por ello es que hacemos esta colecta".

El punto de encuentro de esta tarde fue en el boliche The Roxy (Niceto Vega 5542), donde desde las 15 se recibieron las donaciones y a las 18 se abrieron las puertas para el inicio de un festival solidario que incluyó actividades, shows, bandas en vivo, sorteos y puestos de comida.

Para entrar hubo que dejar un alimento no perecedero y una frazada, o un bono contribución 100 pesos que se usó para comprar más elementos.

"'Las manos que ayudan' es un proyecto de servicio conformado por voluntarios que buscamos dar asistencia y mejorar la calidad de vida de las personas en situación de calle", contó Verónica, una de las integrantes del grupo.

Todos los días se acercan con un plato de comida a unos 15 puntos de la ciudad y reparten un promedio de entre 1.200 y 1.500 viandas por semana. Pero también buscan generar un vínculo con las personas que viven en la calle, con quienes comparten meditación y clases de yoga.

"Llevarle la comida en realidad es una excusa para involucrarnos y conocer a las personas, para que nos cuenten lo que les pasó, cómo fue que terminaron en la calle y crear con ellos un espacio de diálogo y reflexión", contó a esta agencia Alejandro Muñoz, uno de los voluntarios del festival.

Antonia es una de las mujeres en situación de calle que se acerca hasta Congreso para recibir las viandas todas las semanas y, a través de un video que se expuso durante el festival, contó: "Los lunes y martes vienen los chicos y, además de darnos comida, nos ayudan a sacarnos las preocupaciones que tengo y a compartir muchas cosas".

Según Verónica, la idea es "ayudar a reducir el nivel de estrés y violencia que viven a diario" a través de la meditación.

Además de personas en situación de calle, hay gente de bajos recursos y abuelos que viven en pensiones o cuartos que alquilan con subsidios que también se acercan a recibir las viandas.

"Esto también pasa con familiares de pacientes que están internados en los hospitales públicos por los que pasamos, que se acercan a tomar un plato de comida que no pueden pagar por sus propios medios", aseguró Alejandro.

Para poder formar parte de la actividad diaria de solidaridad invitaron a enviar un correo electrónico a la casilla lasmanosqueayudan@gmail.com.