13/06/2017 Estados Unidos

El Fiscal General niega contacto con Rusia para influir en las elecciones de 2016

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, negó hoy ante una comisión del Congreso haber tenido contactos con el gobierno ruso para influir en las elecciones presidenciales de 2016 y favorecer un triunfo del actual presidente Donald Trump.



El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Session, aseguró hoy que nunca tuvo contacto con funcionarios rusos para influir en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 y favorecer un triunfo del presidente Donald Trump, y calificó esas acusaciones de "mentira espantosa y detestable".

"Nunca me reuní ni tuve ninguna conversación con ningún funcionario ruso o con ningún funcionario de ningún gobierno extranjero para influir en las elecciones de Estados Unidos", aseguró Sessions al comparecer ante la Comisión de Inteligencia del Senado, que investiga la presunta injerencia rusa en las últimas elecciones.

El Fiscal General niega contacto con Rusia para influir en las elecciones de 2016


El fiscal general sostuvo que "cualquier sugerencia" en ese sentido "es una mentira espantosa y detestable" y recordó que fue él quien, en marzo pasado, decidió apartarse de la investigación sobre el Rusiagate porque había tenido un papel muy activo, como asesor, en la campaña del ahora presidente Trump.

"Me inhibí de la investigación no por haber cometido ninguna mala conducta durante la campaña, sino por las regulaciones del Departamento de Justicia", afirmó citado por la agencia de noticias EFE.

Sin embargo, el paso al costado de Sessions llegó justo cuando la prensa reveló que, durante la campaña electoral del republicano, el ahora fiscal se había reunido con el embajador ruso en Washington, Serguei Kislyak, y había ocultado esos encuentros durante su audiencia de confirmación del Senado.

La comparecencia de Sessions llega cinco días después de que declarara ante la misma audiencia el ex jefe del FBI, James Comey, quien lideraba la investigación sobre la trama rusa hasta que Trump lo despidió. 

Comey dijo que el presidente mintió al exponer las razones de su salida y aseguró que su expulsión respondió a los intereses de la nueva administración en ralentizar la investigación sobre la presunta coordinación entre el equipo de campaña de Trump y los rusos. 

Comey también apuntó a Sessions al sugerir que el fiscal se apartó de la investigación rusa debido a que había participado en algunos hechos, aunque no reveló en cuales por tratarse de información clasificada. 

Según medios locales, a puertas cerradas, Comey reveló a algunos senadores que Sessions pudo haber tenido una tercera reunión con Kislyak, en el hotel Mayflower, en Washington.

Sessions negó hoy haber mantenido un tercer encuentro con Kislyak y explicó que participó en el hotel Mayflower en una recepción con multitud de asistentes, entre los que podría encontrarse el embajador ruso.

"Si hubo algún tipo de interacción breve con el embajador ruso durante esa recepción, no lo recuerdo", afirmó Sessions.