13/06/2017 show

Zabala, Lipn y La Chicana, en tres noches de msicas populares en Luz y Fuerza

La trovadora, el cantautor jujeño y el grupo animarán, entre el viernes y el domingo próximos, siempre a las 21, tres noches con diferentes vertientes musicales.

La trovadora Cecilia Zabala, el cantautor jujeño Tomás Lipán y el grupo La Chicana animarán, entre el viernes y el domingo próximos, siempre a las 21, tres noches con diferentes vertientes musicales en la sala porteña del Teatro Luz y Fuerza (Perú 823).

“Es interesante la mixtura que se propone para este fin de semana porque las músicas dialogan desde los puntos en común, desde las riquezas individuales y también desde las diferencias”, arriesgó Zabala, encargada de abrir la programación el 16.

En una entrevista con Télam, la guitarrista, compositora y cantante que basará su actuación en su último disco “El color del silencio”, señaló que ese repertorio y su puesta (con videos, vestuario y despliegue escénico) “recorrió un largo trayecto local e internacional desde su nacimiento y se ha re-significado”.

“Ademas voy a transitar nuevamente la obra de la gran Violeta Parra para festejar el centenario de su nacimiento y eso me llena de orgullo y emoción porque es una artista con la que me identifico en la búsqueda y que admiro profundamente”, abundó Cecilia haciendo referencia al tributo basado en "Violeta", una placa que publicó en 2013.

Lipán, protagonista de la velada sabatina, adelantó a Télam que su recital “estará basado en la rica expresión folclórica de la Quebrada de Humahuaca y del Noroeste Argentino para la que sumaré la presencia de una pareja de danzas que bailarán los típicos géneros musicales quebradeños”.

“Pero más allá de formatos y acompañantes -advirtió el jujeño- mi propuesta ha sido siempre mostrar la esencia y lo genuino de nuestra música y nuestro canto que he aprendido de mis mayores y de los grandes intérpretes folclóricos”.

Dolores Solá, vocalista del conjunto La Chicana que se presentará el domingo, indicó que “en ese show vamos a mostrar los dos últimos discos de La Chicana: 'Antihéroes y tumbas' y 'La Pampa Grande', dos dos discos que han salido muy cerca uno del otro, casi dos hermanos mellizos pero cada uno con una personalidad propia”.

En la charla con Télam, la cantante que comparte el peso del grupo con Acho Estol, especificó que “en este caso cuando estábamos preparando 'Antihéroes...', nos llego la invitación de la Secretaria de Cultura de Canoas (Rio grande do Sul, Brasil) para plasmar en un disco los 20 años de amistad y trabajo de La Chicana con músicos 'gauchos' y salieron dos materiales muy cercanos: Con un primer disco más gótico, intimista y misterioso y un segundo más alegre y luminoso”.

Télam: ¿Cómo definirían el presente de la escena musical en el país?
​Cecilia Zabala: La escena musical argentina ha sido siempre muy rica, diversa y pujante, pero sin suficiente espacio para desarrollarse. Por un lado es maravilloso que en respuesta a las crisis socioeconómicas surjan nuevas propuestas, pero lamentablemente nuestro mercado es muy pequeño como para que los artistas puedan vivir y desarrollar su camino de un modo natural, sin "quedarse afuera". Falta mucho por hacer, principalmente salir del individualismo para poder avanzar como bloque y, en eso, el teatro como organización es un gran ejemplo a seguir.
Dolores Solá: Creo que es muy amplia y variada. Nos alegra ver tantos jóvenes que empiezan a descreer de la vieja "formula de la fama" del rock y el pop, principalmente en vetas de alta influencia foránea, y se vuelcan cada vez más hacia nuestra música popular, ya sea folclore, tango; o si hacen rock, que sea de impronta nacional, como es el caso de bandas de rock tangueras como Estelares, o folklóricas como Arbolito. Mientras tanto sigue habiendo una generación sabia, fundante de estas músicas, que sigue estando muy activa en presentaciones y en docencia. Esto es fundamental para el pasaje de la antorcha,sobre todo en los géneros mas populares, de tradición oral.

T: -¿Qué balance hace del largo recorrido de “El color del silencio”?
​CZ: Hace nada más que un año del nacimiento de este disco y ya ha recorrido muchos kilómetros: fue presentado en Argentina (Buenos Aires, Córdoba, Rosario, Paraná), Estados Unidos (New York, Philadelphia, Providence, New Orleans, Austin, entre otros) y también en Alemania y Suiza. ​En ese camino donde fue compartido ante audiencias tan distintas, las músicas han crecido y la puesta se ha re significado. Es muy hermoso observar ese movimiento constante, ascendente y casi imperceptible que tiene el arte y que tenemos todos, aunque no sea fácil tomar conciencia de ello. El balance es muy positivo y todavía falta camino por recorrer: Por un lado estamos haciendo gestiones para poder llevarlo hacia los cuatro puntos cardinales de nuestro país, y por otro, va a ser mi primer disco editado en Europa, en del sello alemán Acoustic Music Records, hacia fin de año.

T: En su momento contó que este proyecto tuvo que ver con una necesidad de recuperar un espacio en solitario ¿Cómo fue esa vivencia y qué siente que le legó?
CZ: Fue como "parar la pelota" entre muchos proyectos y viajes, respirar lentamente en un espacio interior, un refugio. Tal vez con la intención de no tener miedo a lo que podía suceder, a las preguntas con las que me podía encontrar, a la diferente gama de colores. El arte es riesgo. Es animarse. Es libre, como el amor. No tiene fronteras.

T: A casi tres décadas de su lanzamiento como solista ¿cómo observa su andar?
Tomás Lipán: Si bien mi seudónimo artístico nació en abril de 1980, yo vengo cantando como solista e integrando conjuntos folclóricos, desde mucho tiempo antes. El balance de todo este camino recorrido creo que fue satisfactorio, fructífero y muy halagador. Más aún sin haber tenido el propósito de recorrerlo, ya que desde niño cantaba y hacía música solamente en mi comarca y eso me hacía sentir orgulloso y feliz, como lo siento ahora.

T: ¿Qué los motiva a seguir sosteniendo la apuesta de poner a sonar a La Chicana?
DS: Que cada vez nos sale un poco mejor. Cada vez nos proponemos desafíos musicales y sonoros más arriesgados e idealistas y , a medida que pasan los discos, sentimos que nos resulta cumplir esos desafíos. Sonar a La Chicana es un desafío en sí mismo, porque siempre nos propusimos ser una banda exploratoria, que visita distintos géneros con el mismo respeto, o en algunos casos falta de respeto, porque también la onda de La Chicana es no aflojar nunca con la ironía, con la mirada liviana de la música.

T: ¿Cómo definen la experiencia sonora del grupo?
DS: Decimos que hacemos mestizaje, algo que refleja una búsqueda que -tal como hicieron los grandes cantores nacionales, Nelly Omar, Carlos Gardel, Ignacio Corsini, Agustín Magaldi- consiste en abordar distintos géneros, nacionales o internacionales, que nos son cercanos o afines, pero abordarlos con cierta conciencia idiomática. Es decir, respetando fundamentalmente el carácter de los distintos géneros, y sin pretender mezclar a la fuerza músicas que pueden tener orígenes étnicos muy diversos (como el blues y el tango por ejemplo) y por lo tanto distinto carácter, distinta forma estética de encarar los música. En cambio no vemos ningún problema en poner una cumbia y un foxtrot en un mismo disco y a continuación un tango, si cada tema tiene una coherencia y una estética interna con la que nos parece que podemos cumplir. Las nuevas tecnologías y su incidencia en la comunicación, además, permiten no solamente el facilísimo acceso a la música (experiencia inmediata a través de internet) sino también la casi inexistencia de las bateas y sus encasillamientos. Disfrutemos de esa libertades.