12/06/2017 artes plsticas

"Destellos" propone a la oscuridad como refugio contra la invasin de imgenes de la vida contempornea

El viernes la Casa del BIcentenario inaugura una muestra de 22 artistas que exhiben videos, dibujos, fotografías e instalaciones que se plantean la problemática de la hiperconectividad.

Por Dolores Pruneda Paz

"Como un destello", exposición que desde el próximo viernes reunirá en la Casa del Bicentenario una treintena de instalaciones, videos, fotografías, objetos y dibujos de 22 artistas argentinos, trabaja sobre la idea de oscuridad como refugio, en contraposición a la hipervisualización de la sociedad contemporánea.

Pablo La Padula y Diana Schufer son algunos de los artistas convocados por la curadora Cristina Blanco para la muestra que se inaugurará el viernes 16 a las 19 en Riobamba 985, con un show del grupo indie pop Entre Ríos, entrada gratuita y la pregunta sobre si es posible abstraerse de la superproducción de imágenes de la cultura contemporánea.

Blanco montó la muestra -en la planta baja, primero y segundo piso del edificio del barrio porteño de Recoleta- con la idea de "pensar la oscuridad desde una perspectiva actual", y para eso convocó a artistas como Luciana Rondolini, Eduardo Basualdo, Rosalba Mirabella, Matías Ercole, Tomás Espina y Florencia Rodríguez Giles.

En el edificio de la Casa del Bicentenario la luz se repliega, como una casa al atardecer, y de esa manera se intenta señalar lo que aparece desde la sombra, el destello, esa fracción del mundo que resiste las normas de visualidad dominantes y se que presenta con un luz propia, pero débil.

"Se trata de un tema muy actual, tanto para la teoría como para la práctica en las artes visuales, trabajado vastamente por intelectuales como Giorgio Agamben, Georges Didi-Huberman o Jonathan Crary", explica a Télam la curadora.

Con esas lecturas, Blanco dio sustento a la muestra y trabajó el espacio para permitir que "emergieran los destellos metafóricos de cada obra en diálogo con una contemporaneidad de iluminación total y permanente, una especie de bombardeo de imágenes que, desde la lógica del consumo, lo que hace es enceguecer más que posibilitar la mirada, y opera como un horizonte homogeneizante donde la alteridad no tiene lugar".

"Desde esa óptica, la oscuridad que refiere 'Destellos' es un espacio de resistencia, contrario a las connotaciones históricas vinculadas a lo siniestro, lo tenebroso, lo que está por fuera de la razón y lo oculto, variantes que desde lo artístico comenzaron a resignificarse en el siglo XX", indica.

Cada uno de los artistas convocados -Estefanía Landesmann, Verónica Romano, Ricardo Pons, José Luis Landet, Nicolás Testoni y Alfio Demestre, entre otros- trabaja esta temática de manera más directa o tangencial", señala la curadora.

"Muchas obras son inéditas, otros presentaron piezas realizadas específicamente para esta muestra, aunque pertenezcan a series ya existentes, y otras las busqué especialmente", comenta sobre el catálogo que se completa con proyectos de Aili Chen y Christian Delgado.

Entre las obras preexistentes se encuentra el impactante "Acelerador" de Carlos Huffmann, que recibirá a los visitantes en la planta baja de la Casa del Bicentenario, "una pieza de gran escala -de tres metros de diámetro- que condensa fuertemente muchos conceptos que se trabajan en la muestra".

La obra de Huffmann, detalla Blanco, "está compuesta por un arcoiris de chapa galvanizada intervenido con disparos que remiten a una estética de cartel de ruta percudido: ese arcoiris plantea, de alguna manera, la critica y la resistencia a la luz del mundo contemporáneo".

En tanto que la obra de Ana Gallardo, un video donde la artista trabaja arcilla guiada por una mujer mayor con problemas de visión, forma parte del proyecto que viene trabajando, "Escuela de envejecer".

De la misma manera, Andrés Pasinovich presentará un video que pertenece a una serie mayor, en el cual registra la acción de cubrir con pintura negra un vitral de iconografía religiosa.

En cuanto a las temáticas, "los artistas recurrieron a miradas muy diversas -anticipa Blanco-. Así como Gallardo trabaja sobre los límites de la percepción, otros se enfocaron en la crítica a la hipervisualidad e hiperconectividad".

Entre ellos se encuentra Dolores Cáceres, con la instalación "Unplugged" (desenchufado), mediante la cual da una vuelta de tuerca a la serie de neones con la que venía trabajando, para presentar tubos apagados, pintados de negro e iluminados desde fuera que niegan su funcionalidad y remiten a la negación de la luz.

"Otros exploran dimensiones más alegóricas y repasan las referencias históricas sobre la oscuridad dando lugar a la imagen espectral o fantasmática", puntúa la curadora.

De esta manera, Malena Pizani bucea en el imaginario vinculado a la muerte, con un lenguaje que remite a lo teatral y usando el concepto de oscuridad como un elemento formal, es decir, reforzando la negrura de los objetos que dan vida a la instalación.

Otra cuestión que sobrevuela la exposición "es el juego entre la totalidad y lo fragmentario", y sobre esa percepción Huffmann grafitea lápidas: "Algo de lo estable, del para siempre de la muerte, es intervenido con la huella contemporánea", explica Blanco.

A lo que se suma "la búsqueda del silencio visual", algo que cobra cuerpo en los retratos fotográficos de Ignacio Iasparra, los cuales parecieran eludir la mirada y se muestran cubiertos de sombras que escapan a la luz.

Las propuestas de "Destellos" estarán acompañadas por espectáculos de música, cine, poesía, danza y teatro cuya programación puede consultarse en www.casadelbicentenario.gob.ar.

Los horarios de visita, a partir del sábado 17 de junio y hasta el 20 de agosto, son de martes a domingo, incluyendo feriados, de 13 a 21.