09/06/2017 Anlisis

Daniel Ozarow: "Las elecciones desataron un terremoto poltico y traen incertidumbre"

"¿Por qué un terremoto político? Porque hace menos de dos meses, cuando May anunció las elecciones, los conservadores tenían una cómoda ventaja de 21 puntos frente a los laboristas", explicó el británico, sociólogo de la Universidad de Middlesex en Londres.

El resultado de las elecciones de ayer desató un "terremoto político" en Reino Unido, un escenario que nadie esperaba y que probablemente producirá un gobierno inestable que deja al país "envuelto en la incertidumbre política, económica y de seguridad", aseguró el académico y analista británico Daniel Ozarow.

En charla telefónica con Télam desde Londres, Ozarow recordó que la primera ministra Theresa May, adelantó las elecciones a fin de fortalecerse políticamente para negociar la salida del país de la Unión Europea (UE) pero, por el contrario, perdió su mayoría parlamentaria y quedó muy debilitada.

Su principal rival, el laborista Jeremy Corbyn, terminó en cambio fortalecido políticamente, ya que aunque los conservadores fueron los más votados, perdieron 12 bancas, mientras que la formación socialdemócrata, que salió segunda, sumó 29 escaños en la Cámara de los Comunes.

"¿Por qué un terremoto político? Porque hace menos de dos meses, cuando May anunció las elecciones, los conservadores tenían una cómoda ventaja de 21 puntos frente a los laboristas", explicó el británico, sociólogo de la Universidad de Middlesex en Londres.

"May buscó fortalecer su posición para realizar su programa de ajuste y robustecer su legitimidad de cara a la inminente negociación del Brexit, con la esperanza -apoyada en el consejo de sus asesores- de que lograría una mayoría de hasta 100 escaños y sellaría así la derrota total del Partido Laborista liderado por Corbyn".

Para el académico el lema principal de May en la campaña "fuerte y estable", en alusión al gobierno que pretendía formar, resultó un error enorme, pues las circunstancias políticas durante la campaña, los atentados en Londres y Manchester y la realidad económica corrieron el centro del debate y la seguridad y la política real (ajustes, jubilaciones, etc.) tuvieron una relevancia inesperada en la agenda pública.

La distancia entre conservadores y laboristas -en términos de proporción de votos- "se achicó a dos puntos, May no logró la ansiada mayoría absoluta y deberá hacer un acuerdo con otros partidos, entre ellos el Partido Democrático Unionista del Ulster (DUP), un partido unionista irlandés, principalmente protestante, que rechaza la Independencia de Irlanda y rechaza también la independencia escocesa.

Para ganar y gobernar es necesario una mayoría absoluta de 326 escaños. Los conservadores resultaron primeros, pero solo lograrán 318 o 319, "es decir no podrán gobernar, excepto con la opción de unirse la DUP" insiste Ozarow, subrayando que ese escenario igual determina un marco de debilidad.

"Nuestro sistema político no está acostumbrado a las coaliciones sino a los liderazgos fuertes de un solo partido. Se avecina una situación muy interesante, pero también de gran incertidumbre", dijo.

Los atentados de Manchester (22 de mayo) y Londres (22 de marzo y 3 de junio) también impactaron en la campaña sin duda, "aunque no está claro cuánto ni de que modo", subraya Ozarow que escudriña una respuesta en el hecho de que "muchos pensaron que esto iba a fortalecer a los conservadores, por su discurso nacionalista y patriota pero en realidad puso bajo la lupa sus deficientes políticas de seguridad y la gente la culpó".

El analista recuerda que "desde 2010 cuando los conservadores llegaron al poder -periodo en el que May fue ministra del Interior- despidieron a 20.000 policías".

"Durante este periodo de gobierno conservador permitió que ingresaran al país los terroristas que realizaron los ataques, que tuvieran la posibilidad de salir del país, radicalizarse en Siria, Libia etc, y y regresar", señaló.

El Partido Conservador "pagó un precio por los atentados", agregó.

Para Ozarow, hay incluso un elemento que salvó a los "tories" de una derrota aún mayor y esto es "la recuperación del nacionalismo en Escocia y el colapso total de UKIP, la ultraderecha británica que promovió el Brexit".

Estos comicios, señala, "también consagran una vuelta al bipartidismo, porque las votaciones eran muy fragmentadas. Ahora los partidos chicos, los liberales, los escoceses nacionalistas, etc, drenaron muchos votos que se concentraron en los conservadores".

"May ya anunció que no va a renunciar porque el país necesita estabilidad. Las negociaciones de la salida de la UE comienzan pronto" explica el británico y agrega que "muchos analistas consideran que ella no puede seguir como líder conservadora porque hay mucho enojo al interior del partido, ella está gravemente debilitada para negociar el Brexit. No está en condiciones de realizar -como prometió- un Brexir duro".

"Con el apoyo de DUP -explica- tendría una mayoría de media docena de escaños. Pero la situación es delicada: si solo un puñado de estos diputados se opone a cualquier moción y/o legislación, puede perder el voto.

Todo esto marca un periodo de "gran incertidumbre política".

Para Ozarow, "aún esta abierta la posibilidad de una coalición de partidos progresistas liderada por Corbyn".

"Esta posibilidad está lejos, y es una opción que asustaría mucho en este abismo político, pero es posible si los conservadores no llegan a un acuerdo concreto en los próximos días".

En resumen, concluye, "Reino Unido queda envuelto en una gran incertidumbre para el Brexit, pues no están claras las condiciones de salida, no sabemos si seguimos en el Mercado Común, no sabemos que pasará con la inmigración, desconocemos consecuencias económicas".

Pero también "la incertidumbre es por la esperable inestabilidad del gobierno, así como por los ataques terroristas. La gente vive atemorizada".
etiquetas