28/05/2017 Palestina-Israel

Controversia por cmo se resolvi el fin de la huelga de hambre de presos palestinos

Un día después de suspender la huelga, la Comisión de Asuntos de Prisioneros y Ex Prisioneros palestinos aseguró que se consiguió el 80% de las demandas, algo que fue negado por Israel.

Un día después de suspender la huelga de hambre que presos palestinos mantuvieron durante 41 días, el presidente de la Comisión de Asuntos de Prisioneros y Ex Prisioneros palestinos, Issa Qaraqe, aseguró que la medida permitió conseguir el 80% de las demandas, algo que sin embargo fue negado por Israel.

Luego que más de ochocientos presos palestinos en cárceles israelíes pusieran fin el sábado a la huelga de hambre, se abrió una controversia sobre los alcances del acuerdo que permitieron suspender la medida.

"Los prisioneros han ganado" valoró el miembro del Comité Central del partido nacionalista Al Fatah, Yamal Muhesen, al informar la suspensión de la protesta que tuvo entre otros protagonistas al líder de Al Fatah Marwan Barghouti.

El acuerdo se alcanzó de madrugada por un comité formado por varios reclusos, después de negociar con las autoridades penitenciarias israelíes durante 20 horas.

Sin embargo, la vocera del Servicio de Prisiones de Israel, Nicole Englander, señaló este domingo a la agencia de noticias EFE que "no es cierto" que Israel haya aceptado más demandas que la de ampliar las visitas familiares y que serán financiadas por la Autoridad Nacional Palestina (ANP).



"Aclaramos que el fin de la huelga de hambre ha sido posible gracias a la aceptación por parte de la ANP de financiar la segunda visita mensual familiar en lugar del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)", explicó la funcionaria.

La protesta de los detenidos contó con un amplio respaldo por parte de la sociedad palestina que realizó varias huelgas generales y manifestaciones a lo largo de los 41 días, que en varios casos desembocaron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes.



La ampliación de las visitas era una de las demandas principales, después de que el CICR redujera el año pasado el número mensual, alegando motivos económicos.

Desde el lado palestino, el portavoz de la Comisión de Prisioneros, Akram Ayasa, dijo a EFE que el acuerdo concluido entre los líderes de la huelga y la administración carcelaria suponían una "transformación sustancial" en las condiciones de los presos e incluían más reivindicaciones.

Entre ellas mencionó "mejoras en el sistema de transporte de presos, permiso para el contacto físico durante las visitas familiares (para abrazarse, tomar fotos), el que las reas mujeres puedan estar en la misma prisión, mejora de la situación de los menores y tener acceso a más verduras en la cantina".


Otras de las reivindicaciones de los reclusos en huelga eran la instalación de teléfonos públicos en las galerías para mantener comunicaciones supervisadas y la mejora de los servicios médicos.

Además, los portavoces de ambos lados ofrecieron otras informaciones contradictorias. Así, mientras Ayasa insiste en que las autoridades israelíes han aceptado las demandas que les eran más sencillas, la portavoz del Servicio de Prisiones de Israel afirma que "todo es falso".

Organizaciones palestinas, por su parte, denunciaron que Israel confinó en celdas de aislamiento a líderes de la medida de fuerza.