22/05/2017 Mendoza

Obras de Tucumn y Santa Fe con inteligencia, humor y belleza en la Fiesta Nacional del Teatro

"Un tonto en una caja", de Tucumán, y "Nenúfares. Un espectáculo puto", de Santa Fe descollaron en la jornada del domingo del tradicional festival de arte dramático.

Las obras "Un tonto en una caja", de Tucumán, y "Nenúfares. Un espectáculo puto", de Santa Fe, sobresalieron el domingo en la 32da. edición de la Fiesta Nacional del Teatro, que viene cumpliéndose en la ciudad de Mendoza y municipios aledaños.

La primera, por el grupo Calavera Teatro, escrita y dirigida por Martín Giner, es una farsa ubicada en una presunta sociedad dividida en las castas de personas Pequeñas, Grandes y Notables, en la que una caja misteriosa -aparentemente enviada por el Diablo a un Notable- sirve como resorte a un texto chispeante, inteligente y que apela a toda clase de humor, incluso al de los viejos payasos de los circos populares para señalar taras y características humanas.

Esa estratificación social indisoluble es un evidente retrato de las circunstancias actuales, en una pieza que rinde tributo a ciertos trabajos de Jonathan Swift -"Una modesta proposición", por ejemplo- y Osvaldo Lamborghini -"El niño proletario"- y que con cierto aire novecentista plantea el encuentro, previo a una reunión social, del tonto del título y un engolado aspirante a un alto puesto académico, ambos invitados por un aristócrata que desea experimentar con la caja y supone gozar de sus poderes maléficos.

Con un poderoso trío de intérpretes -Gabriel Carreras, Jorge García y Sergio Domínguez Reynoso-, el asunto se transforma en un inteligente ajedrez de engaños y ventajas a disputar, que el espectador ve desarrollarse ante sus ojos y cuyo final, no por previsible, es menos atractivo.

De Santa Fe llegó "Nenúfares. Un espectáculo puto", escrito por Sergio Abatte y Pablo Tibalt que observa el universo de Raúl Damonte Botana (Copi), un escritor, dibujante e historietista argentino largamente exiliado en París, donde murió en 1987 para transformarse en un referente de la comunidad gay.



Levemente basada en su pieza "El homosexual o la dificultad de expresarse" -los derechos de las obras de Copi son muy caros, dijo Tibalt- toma situaciones de esa y otros escritos del autor y arma un desopilante relato cargado de erotismo, ambigüedades sexuales, algo de romance y mucho de tragedia encubierta, que son soñados por Copi mientras su abuela Salvadora Medina Onrubia lo acosa por teléfono e insiste con que vuelva a Buenos Aires.

Con Ruben Von Der Thüsen como el protagonista, en un brillante reemplazo de último momento, tiene la particularidad de que el trío de personajes femeninos está interpretado por varones: el habitual director Edgardo Dib como la Madre, Lucas Ruscitti como Lena, la Nena del Moño, y Pablo Tibalt como la Señora Katassia.

Allí hay referencias permanentes al deseo, a la duplicidad sexual, al incesto y los amores prohibidos y aún a la identidad de la profesión de actor, que con una alta dosis de humor irreverente el terceto de damas imaginadas por Copi despliega con gracia y elegancia, ayudadas por el exquisito vestuario y las pelucas de Osvaldo Pettinari.

Con apoyo de un aventajada banda de sonido, que incluye la famosa "Casta diva" cantada por la Callas y un preludio de Bernard Herrmann para una película de Alfred Hitchcock, los actores tienen momentos de enorme lucimiento y hasta hacen olvidar por momentos de que no son mujeres.

Sin embargo hay que resaltar al trabajo de Dib como esa desaforada diva en decadencia, mezcla de Nefertiti con Marge Simpson, que intenta de todos modos impedir la huida de su hija con su amante lesbiana a través de un particular tren llamado Transvaginal.

El trabajo de Dib es apasionante y divertido al máximo, se transforma en una suerte de Mae West prostibularia y blasfema, a la que el actor aporta una dualidad que nace de su voz, sus movimientos y su repentismo verbal, en los que las sedas y joyas de su vestuario aportan lo suyo.

Además de los espectáculos en sí mismos, la Feria también alberga actividades especiales, encuentros de capacitación como talleres y seminarios gratuitos a cargo de Melisa Hermida, de Timbre 4, de Capital Federal, y David Picotto, de Córdoba.

El domingo se concretó el primer Espacio de Devoluciones de esta edición con la participación de elencos, directores, miembros del Jurado Nacional de Calificación de Proyectos, periodistas especializados y autoridades del Instituto Nacional del Teatro.

Marcelo Allasino, director ejecutivo, dio la bienvenida y abrió un encuentro en el que se analizaron los espectáculos presentados el sábado y en el que se concibió un intercambio acerca de diversos aspectos de cada puesta en escena de la jornada anterior, actividad que ocupará las mañanas hasta el cierre.