22/05/2017 actividad cultural

El Fondo Nacional de las Artes evalu propuestas de artistas emergentes de la Patagonia

La entidad realizó el fin de semana el primer laboratorio de becarios de la región patagónica en San Martín de los Andes, donde se presentaron propuestas que buscan visibilizar la situación de comunidades indígenas y las problemáticas de género.



La presidenta del Fondo Nacional de las Artes (FNA), Carolina Biquard, evaluó como "notable y deslumbrante" la realización del primer laboratorio de becarios de la región patagónica que este este fin de semana tuvo lugar en San Martín de los Andes, donde se presentaron propuestas muy diversas que apuntan al entrecruzamiento de disciplinas artísticas para visibilizar la situación de comunidades indígenas y el impacto de problemáticas de género, entre otras cuestiones.

"Es la primera experiencia que estamos haciendo y estamos deslumbrados, muy entusiasmados, muy inquietos por todo lo que tenemos por reconocer, por investigar y por mejorar para ayudar a nuestros creadores. Esa es justamente la misión central del Fondo Nacional de las Artes: impulsar la creación artística", dijo en declaraciones a Télam.

Biquard aclaró que "el seguimiento de los proyectos apunta a acompañar a los artistas para que se desarrollen y puedan sentir que estamos al lado de ellos, porque son ellos los que nos nutren y los que están creando este enorme activo que tenemos los argentinos".

"Hoy a través del dominio público pagante son nuestros artistas de ayer los que nos están permitiendo financiar a estos artistas del presente -señaló Biquard-. Qué lindo haber empezado por la Patagonia que quizá es de las regiones donde menos hemos podido trabajar en todos estos últimos años".

La presidenta del FNA informó que esa institución generará otros cinco encuentros en las distintas regiones del país: "En el centro, en el norte, NOA, NEA, Cuyo con todos nuestros artistas porque lo esencial es poder generar y es lo que quiere el laboratorio es el encuentro, juntar a los creadores, escucharlos y aprender con ellos cómo sigue esta historia".

Anahí Mariluan, una cantante mapuche de San Carlos de Bariloche que al exponer durante el laboratorio "puso la vara muy alta" según lo manifestado por uno de los integrantes del jurado, fue una de las principales figuras de la actividad abierta que llenó anoche el Salón Municipal de San Martín de los Andes.

En diálogo con Télam, la artista que incorpora instrumentos mapuches como la trutuca y el kultrun, explicó que "fue una contada y no un recital porque compongo con piano o guitarra y después tengo una banda que me acompaña con la que interpretamos parte de la obra que voy a estrenar con apoyo audiovisual y mucha armonía".

Mariluan tiene previsto presentar su propuesta en un recital que se realizará en San Carlos de Bariloche el 24 de junio próximo, en coincidencia con el "Wiñoy Xipantu", que marca el inicio de un nuevo ciclo en el pueblo mapuche.

"Uno podía tener una serie de expectativas en función de cómo iba a ser la presentación de los trabajos, queríamos romper un esquema, que fuera mucho más fluido. No queríamos que hubiera un modelo sino que cada uno eligiese su propia forma", destacó Ricardo Manetti, creador del festival de cine BAFICI y uno de los jurados de las becas otorgadas por el Fondo Nacional de las Artes.

"Nos encontramos con trabajos que emocionaron, que plantean determinadas reflexiones y eso me parece que es lo bueno que tiene que ocurrir en un laboratorio como es esta experiencia donde los trabajos plantean más preguntas más que respuestas -apuntó-. Un laboratorio tiene este sentido: no generar preguntas para conseguir respuestas sino para continuar haciéndose preguntas".

Manetti puso como ejemplo la actuación de Mariluan en tanto "ella comenzó planteando que el origen de su trabajo fue preguntarse algunas cuestiones y a partir de allí salir a indagar en la naturaleza, la búsqueda de su propia historia".

"Uno piensa a la Patagonia como una totalidad pero es claramente diferente cada provincia. Eso va construyendo una cartografía y lo bueno es que más allá del lugar de cada uno se crucen todos esos lugares y se empiecen a yuxtaponer. Crep que ése es el sentido de este laboratorio", señaló el jurado.

Otra de las propuestas presentadas estuvo a cargo de Mariana Torres, Natalia Navia y Silvina Torres, oriundas de la ciudad de Cipolletti (Río Negro), quienes desarrollan un proyecto llamado "Colectiva Vulvalsur" en el área de Arte y Transformación Social.
"Venimos trabajando en algunos ejes como el cuerpo -destacó Navia-.Pensamos siempre en el concepto de 'cuerpo situado' porque nos importa el cuerpo que tiene una historia; nunca hemos trabajado con modelos que no sabemos quiénes son".

"Nos invitaron a participar de un trabajo colectivo con chicas trans de Neuquén y con la beca del Fondo ahora estamos acá y no sé si nosotras fuimos a conciencia buscando una transformación social pero creo que en la propuesta subyace una problemática que tiene bastante visibilidad en este momento", acotó la artista.

Por su parte Silvina Torres sostuvo "la idea es trascender a la cuestión trans, heterosexuales o lo que sea: queremos crear lazos de amor, de creación, de amistad, de producción conjunta, de trabajo colectivo".

"Hay una transformación social de fondo pero creo que lo que estamos buscando tiene que ver con retribuirles algo, porque entendemos que esa lucha que llevan adelante no revoluciona solo su vida sino que revoluciona todo", explicó Navia.
Desde Ushuaia, Ignacio Leónidas desarrolla un proyecto colectivo con miembros de la comunidad "Yagan" de Tierra del Fuego denominado "Kaitek Yagan", una palabra en lengua yagan que significa "reflejo".

"Estamos trabajando con la comunidad que está compuesta por Víctor y Mario Vargas que son fundadores de Yagan Payacuala de Ushuaia, en donde nos vemos involucrados a partir de la fotografía en particular. También colabora con nosotros la antropóloga Clara Sarraute Yamada", indicó Leónidas.

"El proyecto surge de compartir la fotografía junto a la comunidad para que la misma comunidad pueda desarrollar un relato visual desde su mirada, un relato que ayude a visibilizar al pueblo que hoy en día está a poco camino de ser reconocido por el Estado y los otros pueblos originarios de la Argentina".

El artista adelantó que realizarán un taller para concretar el proyecto a través de algunas prácticas como la fotografía estenopeica.
"Con esta práctica uno construye una propia cámara que no tiene un objetivo, sino un orificio por donde entra la luz, se expone un papel fotosensible y a partir de esa exposición surge una imagen que no es la típica que nosotros vemos sino que tiene particularidades estéticas y que a su vez conforma un tiempo que es diferente", explicó Leónidas.

Otra de las iniciativas que tuvieron lugar en este primer laboratorio patagónico es "Cabezudos", impulsado por un colectivo integrado por Paola Sferco de Córdoba; Mercedes Schamber de Bariloche, Río Negro y Horacio Occhi de Aluminé, Neuquén.
Schamber contó a Télam que "'Cabezudos' no quiere decir cabeza grande, sino que quiere decir inquieto, revoltoso... se los suele llamar mucho a los niños de esa manera, como equivalente de molesto".

"Siempre estamos trabajando con muchas preguntas y en realidad cuando arrancamos con el proyecto nos preguntamos quiénes somos, qué hacemos, cómo construimos nuestra obra y en qué mundo vivimos -aseguró-. Sobre la base de esto armamos nuestro proyecto de recorrer lugares en la camioneta y accionar sobre diferentes materiales para salirnos de nuestras disciplinas y de esta forma desaprender lo que aprendimos académicamente".

El primer laboratorio del Fondo Nacional de las Artes culminará esta noche a las 20 con la presentación del proyecto "Retumba" de percusión con señas a cargo de músicos y docentes de San Martín de los Andes.