22/05/2017 boxeo

A 41 aos del mtico triunfo de Vctor Galndez

El 22 de mayo de 1976, el argentino venció al estadounidense Richie Kates en una de las peleas más sangrientas de la historia tras sufrir un corte en la ceja derecha, producto de un cabezazo de su rival. Para secarse la sangre usaba la camisa del árbitro Stanley Christodoulou, que quedó totalmente manchada de rojo.

Gustavo Lenti

Por Gustavo Lenti


Este lunes se cumplen 41 años de la mítica noche del 22 de mayo de 1976 cuando el argentino Víctor Galíndez obtuvo una épica victoria frente al estadounidense Richie Kates, que en el tercer round le había cortado la ceja derecha con un cabezazo, que le produjo una profunda herida de la que emanó sangre durante el resto del combate.

El Leopardo de Morón nació el 2 de noviembre de 1948 en Vedia, provincia de Buenos Aires, y con menos de 20 años ganó la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Winnipeg de 1967. Dos años más tarde se sumó al profesionalismo.

En 1972 obtuvo el título argentino de los mediopesados y tres meses después comenzó a reinar en Sudamérica.

La carrera de Galíndez iba en ascenso y en 1974 se consagró campeón del mundo tras derrotar en el Luna Park al estadounidense Len Hutchins.

En una de las once defensas exitosas que realizó, el argentino se enfrentó en Johanesburgo, Sudáfrica, al estadounidense Richie Kates.

En el tercer round, el norteamericano lo cortó en la ceja derecha a Galíndez con un cabezazo y le abrió una profunda herida.
Histrico triunfo de Vctor Galndez

En el banco argentino pedían la descalificación de Kates y al mismo tiempo atendían al Leopardo de Morón para que siguiera en combate.

La pelea continuó y a partir de ese momento todo lo que sucedió fue dramático. El argentino casi no tenía visión del ojo derecho y Kates no paraba de golpearlo en busca del nocaut.

Galíndez resistía como podía y para secarse la sangre usaba la camisa del árbitro Stanley Christodoulou, que quedó totalmente manchada de rojo.

Llegaba el final de la pelea y apareció un tremendo gancho de zurda del argentino que impactó de lleno en la humanidad de Kates para decretar uno de los KO más impactantes de la historia del boxeo y al mismo tiempo elevar al argentino al umbral de los ídolos.