17/05/2017 Brasil

Una misin de ACNUR lleg al norte brasileo para montar un plan destinado a inmigrantes venezolanos

Desde abril se decretó la emergencia en la región por la llegada de refugiados que cruzan la frontera.

Una misión de Naciones Unidas llegó hoy a Boa Vista, capital del norteño estado brasileño de Roraima, para desarrollar una estrategia de atención a los miles de venezolanos que están cruzando la frontera en dirección a Brasil.

La crisis política y económica en Venezuela aumentó en 22.000% los pedidos de refugio en Roraima, que limita con el sur venezolano y Guyana.

Un portavoz del gobierno de Roraima dijo a Télam que la visita está siendo realizada por miembros de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), quienes se reunieron con la gobernadora Suely Campos.

 


La gobernadora decretó en abril la emergencia a raíz de la llegada de miles de personas a Boa Vista, la capital, y Paracaima, la ciudad fronteriza con Venezuela.

El equipo de Acnur está acompañado por funcionarios de los ministerios de Salud, Defensa y Justicia del gobierno central de Brasil.

Según informó la fuente del gobierno de Roraima a Télam, la primera opción es montar un plan de contingencia frente a una eventual crisis de refugiados, con la instalación en la zona fronteriza de espacios para acoger a inmigrantes como existen en Europa. La iniciativa apunta a evitar el colapso de los servicios públicos como ocurrió en varios hospitales de la región.



El equipo de la ONU visitará el centro de referencia al inmigrante ubicado en la zona oeste de la ciudad de Boa Vista.
Luiz Fernando Godinho, portavoz de Acnur, dijo que la agencia de la ONU pretende elaborar un plan en caso de que exista un flujo mayor de personas saliendo de Venezuela hacia Brasil.

No sólo Roraima está colapsada por inmigrantes venezolanos, sino que ahora la crisis llegó a la mayor ciudad de la amazonia, Manaos, donde el gobierno local montó un operativo para dar cobijo a unos 400 indígenas de Venezuela que llegaron en los últimos meses. Dos bebés y un adulto fallecieron durante los improvisados campamentos cerca de la terminal de autobuses de Manaos, capital del estado brasileño de Amazonas que tiene una sola ruta terrestre, que conecta con Boa Vista, en un trayecto de 12 horas.
etiquetas