15/05/2017 opinin

La inteligencia artificial, el nuevo desafo para Amrica Latina

América Latina tiene la necesidad imperiosa de encontrar soluciones sostenibles para la caída de la productividad y el crecimiento económico y la inteligencia artificial podría ser una aliada en la búsqueda de respuestas. Al respecto opinó para Télam Omar Abbosh, Chief Strategy Officer, Accenture, compañía global de servicios profesionales.

Omar Abbosh

Por Omar Abbosh

América Latina tiene la necesidad imperiosa de encontrar soluciones sostenibles para la caída de la productividad y el crecimiento económico. La inteligencia artificial (IA) puede parecer un aliado poco probable en la búsqueda de crecimiento sostenible, pero podría ser una parte importante de la respuesta. Esta podría ser considerada un nuevo factor de producción que ayude a lidiar con la escasez de empleos del futuro y un déficit de productividad crónico en América Latina.

Numerosas deficiencias estructurales dificultan la capacidad de América Latina de integrar nuevas tecnologías en la economía.
Debilidades regionales comunes incluyen la calidad de los sistemas de educación -desde niveles primarios hasta universitarios- y de instituciones de investigación científica, así como también ecosistemas deficientes de innovación e investigación a nivel nacional, regional y mundial. Bajos niveles de fiabilidad y falta de actitud colaboradora dificultan la creación de dicho entorno.

Los desafíos más significativos para la adopción de IA no son diferentes en América Latina con respecto a cualquier otro lugar. Se trata de preparar responsables exhaustivamente para las principales inquietudes intelectuales, tecnológicas, políticas, éticas y sociales que surgirán a medida que la IA se integra en mayor profundidad en nuestras vidas.

La IA generará una franja de nuevos empleos para los cuales aún no tenemos una definición, y prosperarán nuevas habilidades en áreas como robótica y reconocimiento de patrones. La evidencia muestra que la mayoría de los ejecutivos desea que las máquinas mejoren la efectividad humana y hagan su trabajo más interesante. Las empresas necesitan preparar su fuerza laboral para este futuro de IA, capacitando gente para que trabaje de forma eficiente con máquinas, para que las máquinas prediquen con el ejemplo y se pueda incluso aprender de ellas.

Pero también es cierto que la IA eliminará otros empleos, potencialmente empeorará la desigualdad y debilitará los ingresos para algunas partes de la población. Desde ahora, lo indispensable es que los responsables aborden y prejuzguen de forma proactiva las desventajas de la IA.

Prepararse para estas nuevas realidades no solo implica los empleos, también demanda la elaboración cuidadosa de leyes y regulaciones. Esto demanda un compromiso activo en todos los grupos industriales, en negocios, gobierno y naciones, para desarrollar principios rectores adecuados y códigos de conducta.

Nuestra responsabilidad, como líderes de negocios, gobierno y sociedad civil es presentar un panorama completo y realista de estas oportunidades y desafíos para nuestros ciudadanos y empleados, y prepararlos para su futuro con la IA. La inteligencia artificial puede parecer futurista y distante para muchos, pero ya está aquí, en América Latina, y su impacto en nuestras vidas diarias es inminente.

(*) Chief Strategy Officer, Accenture (Compañía global de servicios profesionales.).