06/05/2017 declaraciones

Sabsay: "La Corte Suprema se qued con la ltima palabra"

El constitucionalista Daniel Sabsay habló de las "acotadas posibilidades" tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que benefició al represor Luis Muiña con el cómputo del 2x1, al afirmar que "el máximo tribunal se quedó con la última carta".

En diálogo con Télam, Sabsay se refirió a las "acotadas" alternativas frente al fallo de la Corte Suprema de Justicia al manifestar que tras la decisión de la mayoría de los magistrados "no se puede volver atrás".

Sin embargo, el constitucionalista señaló la posibilidad de apelar ante organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En tanto, calificó de "desgraciado" el fallo de la Corte que establece que "los fallos de los organismos internacionales no son vinculantes", por lo que sostuvo que el máximo tribunal "se quedó con la última carta".

Con respecto a las posibilidades que tiene el Congreso de la Nación para hacerle frente al fallo de la Corte, Sabsay indicó que puede legislar sobre la ley 24.390 (ley 2x1) para "aclarar" y determinar que no alcance a los delitos de lesa humanidad.

"El Congreso de la Nación puede legislar sobre la ley del 2x1 para que, de ahora en más, no pueda aplicarse a los casos de lesa humanidad", sentenció y afirmó que la Corte "revivió" una ley que estaba derogada por el Congreso.

Sobre la alternativa de pedir juicio político para los integrantes del máximo tribunal, el constitucionalista advirtió sobre el principio de que "los jueces no pueden ser juzgados por el contenido de sus sentencias".

La Corte Suprema, por mayoría, declaró esta semana aplicable el beneficio del cómputo del 2x1 para el caso del condenado represor Muiña o delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el Hospital Posadas, de Haedo, en el oeste del Gran Buenos Aires.

La decisión de la mayoría -constituida por los ministros Elena Highton, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz- sostuvo que el beneficio de la ley penal más benigna resulta extensivo y se aplica "siempre" a todos los delitos, sin distinción alguna.

Con este argumento, declaró aplicable al caso de Muiña la ley del 2x1, que estuvo vigente entre 1994 y 2001, cuando fue derogada, y que computa dos años por cada uno efectivamente preso a partir de los dos años de prisión preventiva.

En disidencia, votaron los jueces Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte, y Juan Carlos Maqueda, quienes argumentaron que ese beneficio no es aplicable a los condenados por delitos de lesa humanidad.