06/05/2017 Derechos Humanos

Colocaron una baldosa frente a la casa de Haroldo Conti, desaparecido durante la dictadura

La baldosa en homenaje al escritor, detenido desaparecido por la última dictadura cívico militar, fue colocada en barrio porteño de Chacarita, donde fue secuestrado junto a su amigo y compañero de militancia Héctor Fabiani.

Haroldo Conti


Una baldosa en homenaje al escritor Haroldo Conti, detenido desaparecido por la última dictadura cívico militar, fue colocada este sábado en la vereda de la casa ubicada en el barrio porteño de Chacarita, donde fue secuestrado junto a su amigo y compañero de militancia Héctor Fabiani.

La baldosa que los recordará está ubicada en la vereda de Fitz Roy 1205, la casa donde vivía Conti y en la que estaba Fabiani, ambos militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT).

Haroldo Conti, nacido el 25 de mayo de 1925, fue escritor y docente, considerado uno de los más destacados de su generación, junto a Rodolfo Walsh, Antonio Di Benedetto, Héctor Tizón y Juan José Saer.

En la noche del 4 de mayo de 1976, Conti y su esposa, Marta Scavac, habían ido al cine y dos de sus hijos -Ernesto, de tres meses, y Myriam, de siete años- habían quedado al cuidado de Fabiani.

La patota del Batallón 601 del Ejército irrumpió en la noche, saqueó la casa y cuando regresaban el escritor y su mujer, en las primeras horas de la madrugada, secuestró a Conti y a Fabiani, quienes fueron vistos en el centro clandestino de detención El Vesubio por testimonios de sobrevivientes, y hoy continúan desaparecidos.

En 2014, la justicia condenó a prisión perpetua a tres militares retirados y a un ex penitenciario por delitos de lesa humanidad cometidos en El Vesubio contra más de 200 víctimas, entre ellas Conti, Héctor Oesterheld, Raymundo Gleyzer, Marcelo Gelman -hijo del poeta Juan Gelman- y los parlamentarios uruguayos Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz.

En abril pasado, la Corte Suprema de Justicia decidió otorgar, por mayoría, el beneficio de arresto domiciliario a uno de los represores condenados sin sentencia firme, Felipe Alespeiti.