04/05/2017 Justicia

El fiscal Cartasegna fue dado de alta y dijo que el ataque a su persona fue "muy bien planeado"

El titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 4, Fernando Cartasegna, amordazado y atacado brutalmente por desconocidos en su propia oficina, sostuvo que "no fue una entrega", deslindando así la responsabilidad de sus custodios en el atentado.

El fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) n° 4 de La Plata, Fernando Cartasegna, amordazado y atacado brutalmente este miércoles por desconocidos en su propia oficina, fue dado de alta del hospital Italiano, y sostuvo que el objetivo de intentar amedrentarlo en su investigación fue "muy bien planeado", y "no fue una entrega", deslindando así la responsabilidad de sus custodios en el atentado.


Cartasegna, quien tiene a su cargo una causa por presunta corrupción policial y varias por trata de personas, también había sido ya golpeado y amenazado en plena vía pública el fin de semana último, al parecer por dos hombres y una mujer, y denunció haber recibido también panfletos intimidatorios en su casa y en su despacho, los que decían "conozca al próximo Nisman", en relación al fiscal federal muerto el 18 de enero del 2015.

Dijo Cartasegna que "no se pudo prever de ninguna manera, con todos los custodios, con todo lo que he tenido, con la gente que me está encima... no dejé de ir a ningún lugar sin alguien al lado, así que buscaron la manera entre los "imposibles", y la encontraron", afirmó en referencia a su agresión.

El fiscal sostuvo que le tocó vivir un hecho “muy fuerte” y llamo a la tranquilidad “a la gente que uno quiere” tras ser dado de alta en el Hospital Italiano, después de que el miércoles por la tarde apareció golpeado, amordazado y con las manos y los pies atados y con un cable al cuello, en su despacho.

No se pudo prever de ninguna manera, con todos los custodios, con todo lo que he tenido, con la gente que me está encima... no dejé de ir a ningún lugar sin alguien al lado, así que buscaron la manera entre los "imposibles", y la encontraron


Fernando Cartasegna
En declaraciones a radio el Mundo, Cartasegna dijo: "Estoy bien, por suerte. Ya estoy tranquilo, pero no puedo contar lo que sucedió por las investigaciones. Pero fue bastante fuerte" dijo y consideró que "estuvo muy bien planeado".

"Lo principal es llevar tranquilidad a la gente que uno lo quiere o que expresó su solidaridad. Estoy lento, para hablar, discúlpenme pero me han dado muchos medicamentos, así que está medio difícil la situación para que pueda reconstruir lo que pasó", explicó.

El fiscal señaló que aún "no" logró "procesar" los hechos e hizo hincapié en la "prudencia" para que avancen las investigaciones.

Ante una consulta sobre la forma en la que habría pedido ayuda tras el episodio -según indicaron algunas versiones- el fiscal respondió: "Yo no pedí. No sé cómo llegaron. No pude hablar todavía con la gente que estuvo ahí en ese momento y no sé cómo llegaron". Pero se preocupó en aclarar que "no fue una entrega" y considero que "no es justo" decir eso, si se considera la "cantidad de custodios" a su disposición.

"Después, cuando se den a conocer las cosas, si son como yo las recuerdo, uno se va a dar cuenta que fue muy bien planeado lo hecho", agregó al final del reportaje.

Al mismo tiempo el procurador general de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand consideró que en el ataque que sufrió ayer Cartasegna "el agresor no tenía intención de matarlo", sostuvo que "es altamente probable" que el agresor haya sido "alguien que presta servicios dentro del edificio", y dijo no ver que el hecho esté vinculado "a una organización" ni que se haya tratado de "un mensaje general a las instituciones".

Conte Grand, sobre la agresión

En declaraciones radiales y televisivas, el procurador se refirió a la nueva agresión que sufrió el fiscal platense Fernando Cartasegna, titular de la UFI 4. Conte Grand consignó que, según le refirió la fiscal Ana Medina, quien interviene en la investigación del hecho sucedido el miércoles por la tarde, Cartasegna presentaba "una marca importante en el cuello, no sangrante pero importante".

"La cuestión es si pudieron haberlo matado y yo agrego que no era difícil hacerlo; mi sensación primaria es que no lo quisieron matar“, aseveró el procurador general al referirse a la agresión sufrida ayer por la tarde Cartasegna en su despacho, días después de haber denunciado intimidaciones vinculadas a una causa en la que investigan supuestos actos de corrupción policial.

Tras haber sido hallado golpeado, amordazado, con las manos y pies atados y con un cable al cuello dentro de su despacho, Cartasegna -que, previamente, había sido agredido y amenazado por tres personas el fin de semana- fue trasladado al Hospital Italiano de la ciudad de La Plata, de donde fue dado de alta esta mañana.

La cuestión es si pudieron haberlo matado y yo agrego que no era difícil hacerlo; mi sensación primaria es que no lo quisieron matar


.
"Es altamente probable que la persona que lo atacó sea alguien que presta servicios dentro del edificio, porque no ha habido nada llamativo para quienes custodian los ingresos y los egresos", aseveró Conte Grand en las declaraciones periodísticas que formuló esta mañana.

En ese marco, indicó que, tras la revisión médica que le hicieron ayer en el Hospital Italiano, la fiscal Ana Medina le tomó declaración y él también se encontró con él: "Estaba muy conmovido", describió.

Tras haber sido golpeado durante el fin de semana pasado por primera vez, el propio fiscal Cartasegna relacionó las agresiones con la investigación sobre el pago de coimas en las comisarías de la provincia de Buenos Aires y la relación con los denominados abogados "caranchos".

No obstante, Conte Grand planteó que "hay muchas hipótesis", sostuvo que vislumbran "algún grado de relación con una vieja causa vinculada a una red de trata", pero que "hay otras que también son sensibles, como la causa de los denominados 'abogados caranchos'".

"La fiscal Medina irá analizando y descartando variables sobre las motivaciones que derivaron estos episodio", sostuvo el procurador, quien, no obstante aseguró que "da la impresión de que no necesariamente el episodio del fin de semana esté vinculado con el de ayer".

“No podemos confirmar todavía cuáles han sido las razones por las que se generó este episodio y tampoco el anterior, en cualquier caso y cualquiera sea la razón que provocó esto, yo personalmente considero que ha habido una agresión a la República“, aseveró.

En ese marco, confirmó que firmó una resolución que le otorga al fiscal agredido una licencia "hasta el momento en que se encuentre en condiciones parea volver a sus tareas", aunque aclaró que la medida "no es favorable a quienes cometieron las agresiones".

Sobre el ataque, Conte Grand aseguró que fueron utilizados elementos de la propia oficina, como cables de teléfonos, y que se investiga por qué el custodio de Cartasegna dejó su puesto de trabajo para realizar un trámite personal a pedido del propio fiscal.

"Probablemente, él se haya sentido seguro en su despacho", dijo el procurador general bonaerense.