18/04/2017 escenarios

Una puesta para celebrar a Monteverdi, el padre de la pera

La figura del compositor italiano será conmemorada con la interpretación de "La coronación de Popea", acaso la mayor de sus obras, el jueves próximo en el Teatro Coliseo, bajo la regisseur de Marcelo Lombardero.

La figura del compositor italiano Claudio Monteverdi, considerado el padre de la ópera, será conmemorada con la interpretación de "La coronación de Popea", acaso la mayor de sus obras, el jueves próximo en el Teatro Coliseo, bajo la regisseur de Marcelo Lombardero.

"A 450 años del nacimiento de Monteverdi, las salas oficiales se olvidaron de recordarlo. En ese sentido cobra valor esta puesta realizada desde el ámbito privado", puntualizó Lombardero en una entrevista con Télam.

"La coronación de Popea" será presentada por dos tradicionales instituciones privadas del mundo operístico, Buenos Aires Lírica y Nuova Harmonia, con la dirección musical de Marcelo Birman.

Hablar de Monteverdi es como hablar de Shakespeare o Cervantes. Se trata del hombre que cambió la forma de mirar la cultura por una parte de la humanidad


Marcelo Lombardero
"Hablar de Monteverdi es como hablar de Shakespeare o Cervantes. Se trata del hombre que cambió la forma de mirar la cultura por una parte de la humanidad", aseveró Lombardero sobre el artífice de ese modelo de espectáculo conocido como ópera.

"La coronación de Popea" fue la primera ópera basada en un hecho histórico. El tema central es el amor triunfante de Nerón y Popea, aún a costa de la virtud. Resulta desconcertante, aún desde los criterios actuales, contemplar la amoralidad cínica de Popea, que logra su objetivo de consagrarse emperatriz provocando en el camino la muerte de Séneca y el exilio de Octavia y su anterior marido, Otón.

Esa ambigüedad moral es una de las notas singulares y consagratorias de esta ópera, un rasgo que sólo aparece con la misma fuerza en "Don Giovanni", de Wolfgang Mozart, no casualmente una obra que también fue abordada por Lombardero.

Esta ópera, cuya versión inaugural se remonta a 1642, ayudó a redefinir los límites de la música teatral y estableció a Monteverdi como el más destacado dramaturgo de su época.

En el Teatro Coliseo será interpretada por un elenco que incluye a artistas argentinos y sudamericanos: Cecilia Pastawski (Popea), Santiago Bürgi (Nerón), Luisa Francesconi (Ottavia), Iván García (Séneca), Victoria Gaeta (Drusila/Fortuna), Gloria Rojas (Arnalta) y Martín Oro (Otón).  Participará la orquesta de instrumentos originales "Compañía de las Luces" bajo la batuta de Marcelo Birman con el brasileño Rodolfo Richter como violín concertino.

- T: ¿Qué dificultades y desafíos requirió el montaje de "La coronación..." en una sala con las características del Coliseo?
- ML: Se trata de conmemorar a la persona que cambió la forma de pensar el espectáculo. Con Monteverdi por primera vez el público accedió a la ópera al modo que hoy se la conoce. Cambió la forma de consumir el espectáculo, cambió la cultura de la humanidad. Además, se trata de una obra con una extraña comunión texto-música, de una forma pocas veces vista. Es una ópera que trata del deseo y del deseo descarnado, primitivo. Con la figura del emperador que se juega el imperio por su deseo y donde los poderosos aparecen con la capacidad de cambiar la realidad a su beneficio, en la que la justicia aparece a su servicio. En ese punto, es un tema que 450 años después nos continúa interpelando.

Hoy la ópera necesita tomar estas historias y resignificarlas. Aportar un punto de vista nuevo. La música aquí actúa como un disparador para poner la palabra en toda su relevancia porque también es una obra de teatro, una obra de texto, una obra para la interpretación actoral. No hay espectacularidad en la puesta. Esa intensidad aparece en la palabra.

- ¿Está en crisis el actual formato de representación de la ópera?
- En todo caso los cuestionamientos que existen no tienen que ver con aspectos como su duración sino con la forma de presentarla. Porque la ópera no es una pieza de museo. No está inmóvil.

Eso está vinculado con la incorporación de nuevos públicos y eso requiere una política. Esta producción, por ejemplo, lleva implícita una fuerte apuesta a los jóvenes. No sólo porque hay una promoción 2x1 para menores de 25 años sino porque la obra misma interpela a las audiencias actuales.

Se está dando que las salas privadas están reemplazando a las entidades publicas que han olvidado un aniversario de Monteverdi, nada menos que el padre de la opera. Las entidades privadas pueden jugar un rol importantísimo pero no por ello se habilita a que el Estado se retire. El Estado no puede retirarse. Tampoco puede retirarse de búsqueda de nuevos públicos.
La música académica hoy no forma parte del mundo natural de la juventud y eso nos obliga a realizar un esfuerzo doble. Por eso hay que interpelar al público. No repetir los espectáculos que ya nos resultan cómodos, no repetir las fórmulas. Hay que hablarle a las nuevas generaciones. Y el desafío es hacerlo sin rebajar el espectáculo.

Tras el estreno del 20 de abril a las 20.30 horas, "La coronación de Popea" tendrá funciones el sábado 22 a las 20 y el domingo 23 a las 18.

etiquetas