12/04/2017 Caso Bez

Bez sigue internado en una clnica a raz de una arritmia severa

El empresario Lázaro Báez, detenido desde el 5 de abril del año pasado en el penal de Ezeiza por una causa por lavado de activos durante el gobierno kirchnerista, permanecía este miércoles internado en el sanatorio Los Arcos, en el barrio porteño de Palermo, donde fue trasladado el martes para realizarle estudios tras sufrir una arritmia.

Por Ariel Zak

El empresario kirchnerista Lázaro Báez, detenido desde el 5 de abril del año pasado en el penal de Ezeiza por una causa por lavado de activos, permanecía este miércoles internado en el Sanatorio De los Arcos, adonde fue trasladado anoche para hacerle estudios cardiológicos tras sufrir una "arritmia anormal".

Mientras que la defensa de Báez habla de una nueva derivación a otro establecimiento médico para la realización de un nuevo estudio de corazón más específico, desde el juzgado del juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la causa, afirman que no hubo "ningún nuevo pedido de traslado".

Gabriel Palmeiro, uno de los abogados de Báez, dio por seguro que el empresario será trasladado mañana a otro sanatorio para la realización de un estudio específico que requeriría "cámara gamma", un equipamiento de medicina nuclear que no tendría el sanatorio Los Arcos y que permitiría identificar la enfermedad coronaria de las arterias y la cardiomiopatía.

Esta información que brindó la defensa de Báez no fue confirmada por fuentes judiciales, que por el contrario señalaron que el juez Casanello no había recibido ningún pedido de traslado del detenido Báez a otro establecimiento diferente.

El sanatorio está acreditado por la Fundación Cardiológica Argentina como primera institución de Salud Cardiosegura de Latinoamérica, según normas de la American Heart Association, afirma el establecimiento en su página web.

En tanto, Báez permanecía internado en el segundo piso, el sector destinado a la terapia para pacientes adultos, según trascendió puertas adentro del sanatorio que pertenece a la prepaga Swiss Medical, cobertura que tiene el empresario santacruceño.
Báez pasó la noche acompañado de una nutrida custodia integrada por efectivos del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Su ex mujer, Norma Calismonte, llegó este miércoles por la mañana al sanatorio y se esperaba la llegada de Luciana, una de las hijas del matrimonio, para escuchar el parte que les brindarían los médicos y se presume que tal información se mantendrá en reserva.

El empresario fue traslado en la noche del martes desde el penal de Ezeiza al sanatorio privado a pedido de los médicos del Hospital Penitenciario Central, luego de que sufriera una "arritmia anormal", es decir distinta a la que sufría cuando llegó al Complejo Penitenciario de Ezeiza, en abril del año pasado.

Fuentes del Servicio Penitenciario relataron a Télam que Báez "se sintió mal, pidió atención médica y, tras ser revisado por el médico penitenciario, se determinó que requería un estudio de mayor complejidad", motivo por el que se lo trasladó a Los Arcos.

Desde el Servicio Penitenciario, enseguida se le dio aviso al juez Casanello y se dispuso una fuerte custodia para acompañar a Báez al sanatorio De los Arcos.

Los médicos del sanatorio informan directamente al juez Casanello sobre el estado de salud de Báez, y es el juez el que dispone, si es el caso, la supervisión del cuerpo de peritos del Servicio Penitenciario, para determinar si Báez continuará en el penal de Ezeiza, o si requiere de una detención domiciliaria.

Báez ingresó el 5 de abril de 2016 al penal de Ezeiza, y, tras la primera evaluación de los médicos del Servicio Penitenciario, se determinó que tenía tres patologías: hipertensión, diabetes y arritmia.

El empresario está detenido en la causa que instruye Casanello por lavado de dinero vinculado con enriquecimiento producto de la obra pública.

Pero Báez también está procesado por el juez federal Claudio Bonadio acusado de ser jefe de una asociación ilícita, mientras que el juez Julián Ercolini lleva otra causa en la que el empresario está acusado de asociación ilícita.

El empresario estaba alojado en un pabellón del penal de Ezeiza para adultos sin conflictividad, donde también están su contador, Daniel Pérez Gadín, mientras que su abogado Jorge Chueco, recibe tratamiento psiquiátrico en el Hospital Penitenciario Central debido a sus intentos de suicidio.

El abogado del empresario, Maximiliano Rusconi, pidió en octubre del año pasado la prisión domiciliaria para su defendido, por considerar que padecía un "estado depresivo ansioso", pero el juez Casanello rechazó la solicitud tras recibir los informes de los peritos médicos del Servicio Penitenciario.

Báez fue detenido el 5 de abril en el aeropuerto de San Fernando cuando descendía de su avión privado procedente del aeropuerto de Río Gallegos, ante el "peligro de fuga" antes de comparecer a una citación judicial.

El martes, la Sala II de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal confirmó la decisión del juez Casanello de disponer la entrega a Vialidad Nacional de la maquinaria vial secuestrada a las empresas de Lázaro Báez.

Esas máquinas de las firmas Austral Construcciones S.A. y Kank y Costilla S.A. se encuentran embargadas como consecuencia de los procesamientos dictados a Lázaro Báez por el delito de lavado de dinero.

Vialidad Nacional se comprometió a darles un destino en beneficio de la comunidad a estas máquinas, como el de la campaña invernal que se va a desarrollar en la Patagonia, y ordenó que Vialidad Nacional actúe como "depositario judicial", y se haga cargo de su "cuidado y preservación".