23/03/2017 Justicia

Rafecas debe seguir en la causa que investiga maniobras del Nacin para ayudar a Bez

La Cámara Federal porteña dispuso este jueves que el juez federal Daniel Rafecas siga al frente de una investigación contra ex autoridades del Banco Nación por instrumentar mediante un fideicomiso un plan para auxiliar financieramente a empresas del detenido Lázaro Báez.

La Cámara Federal porteña dispuso este jueves que el juez federal Daniel Rafecas siga al frente de una investigación contra ex autoridades del Banco Nación por instrumentar mediante un fideicomiso un plan para auxiliar financieramente a empresas del detenido Lázaro Báez.

Además, en la resolución a la que accedió Télam, se ordenó al juez coordinar y compartir avances de esa investigación con la que lleva adelante su par Julián Ercolini por asociación ilícita y lavado de activos.

Los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun revocaron así una decisión de Rafecas, quien había enviado la causa a Ercolini por entender que era "conexa" con la que lleva este magistrado, según un fallo de la Sala II del Tribunal de Apelaciones al que accedió Télam.

Esa decisión había sido apelada por la fiscalía del caso, a cargo de Carlos Stornelli, y por la defensa de Lázaro Báez.

El fiscal había pedido a Rafecas las declaraciones indagatorias de Báez, el ex presidente del Banco Nación Juan Carlos Fábrega y otros ex funcionarios de la entidad, pero Rafecas se declaró incompetente y remitió el caso a Ercolini, algo que ahora la Cámara revocó.

"Luego de una frondosa recopilación de documentación, recientemente se ha culminado con una demorada ampliación del peritaje contable. Y mientras el Fiscal realizó un análisis de las constancias habidas para concluir en el pedido para que se convoque a prestar declaración indagatoria a los imputados, el Juez omitió efectuar cualquier tipo de evaluación sobre el grado de corroboración de la hipótesis por la que se promovió la pesquisa", advirtió la Cámara.

En este sentido, entendió que, "más allá de los puntos de contacto entre esta causa –y sus conexas- y la otra a la que se pretende remitir y sus vinculadas, la magnitud de los hechos sujetos a investigación en sendos procesos resulta la pauta que define la necesidad de mantener, al menos de momento y en esta etapa, el trámite bajo distintos responsables".

En la causa se investiga "la maniobra realizada por funcionarios públicos del Banco Nación que auxiliaron financieramente a lo largo de casi seis años a las firmas Austral Construcciones S.A. y Kank y Costilla S.A., para la realización de la obra pública más allá de los requisitos legales exigidos por la normativa de la entidad bancaria", recordó la Cámara.

De acuerdo a la denuncia se habría facilitado desde la sucursal zonal de Comodoro Rivadavia del Banco Nación el trámite para otorgar sumas millonarias como "autorizaciones de giros en descubierto en las cuentas corrientes de esas empresas".

"La tasa cobrada para dichas transacciones y otras que las favorecieron, estuvieron por debajo de las del mercado, sumando un beneficio más. Cada facilitación de giro en descubierto que se fue autorizando en favor de Austral Construcciones S.A. y Kank y Costilla S.A. fue siempre avalada por plazos fijos constituidos en el Banco Nación por el mismo monto adjudicado; o sea que, como lo dice el Fiscal, se garantizó el dinero facilitado con ese mismo dinero facilitado", advirtió la Cámara.

Posteriormente, señaló, "se fue garantizando la operatoria con la cesión de certificados de obra de la Dirección Nacional de Vialidad, la Administración General de Vialidad Provincial y del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Provincia de Santa Cruz".

"Así ,en algunas oportunidades se consignó que las empresas recibían el 20 por ciento de adelanto de parte de Vialidad para el inicio de la obra y, luego, obtenían la asistencia financiera de parte del banco (lo cual lleva a dudar al Fiscal si las empresas pusieron en definitiva dinero que les pertenecía para realizar un trabajo propio de su giro comercial)", agregaron los camaristas.

En una segunda etapa se recurrió a un fideicomiso financiero "que le permitió a las firmas de Lázaro Báez contar con dinero para el giro comercial de las obras públicas que les eran adjudicadas y financiarse así del Banco Nación".

"De esta manera, la empresa obtenía dinero inmediato y seguía financiándose con una segunda vía de ingresos amén de cobrar la certificación de obras sin depender de la provincia", señaló la Cámara.