23/03/2017 Irak

Sin alimentos ni electricidad, 400 mil personas siguen atrapadas en Mosul

La Ciudad Vieja del oeste de Mosul está controlada por el Estado Islámico (EI), carece de alimentos y alberga un pánico creciente por los bombardeos de la ofensiva militar, informó Acnur.

Bruno Geddo, el representante del organismo de la ONU para los refugiados (Acnur) en Irak, quien monitoriea la situación desde Haman al Alil, unos 20 kilómetros al sur de Mosul, dijo este jueves a periodistas que "en la parte occidental de Mosul, que aún está en un 60% bajo control del EI, hay unas 600.000 personas. Sólo en el casco viejo hay 400.000 personas atrapadas".

La situación "es dramática" por la escasez de alimentos y la falta de electricidad, subrayó el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). 

Los iraquíes atrapados "empezaron a quemar sus muebles, su ropa y plásticos" para mantener el calor y protegerse de las bajas temperaturas y la lluvia.

"A veces solo tienen agua y pan para alimentarse", agregó y pidió que las agencia humanitarias se preparen "para lo peor" porque de momento "no hay una solución política para el futuro de Mosul, una vez liberada del EI"

"Lo peor aún está por venir, si puedo decirlo así. Porque 400.000 personas atrapadas en la Ciudad Vieja en esa situación de pánico y penuria podría llevar inevitablemente a que el corcho salte en alguna parte, en algún momento, provocando una salida de proporciones enormes", dijo Geddo en declaraciones citadas por la agencia de noticias Reuters. 



"Hemos visto casos de malnutrición en Hamam al Alil", donde se ubica un centro de tránsito para los desplazados y donde se les proporciona a los desplazados tres comidas calientes al día.

Muchos civiles temen huir debido a los francotiradores de EI, pero unas 157.000 personas llegaron a un centro de tránsito desde que comenzó la ofensiva del gobierno iraquí en el oeste de Mosul hace un mes.



La crisis humanitaria de Mosul

Desde comenzó la operación militar de las fuerzas iraquíes y kurdas el 17 de octubre pasado para arrebatar Mosul de las manos del EI, se han registrado 340.000 desplazados, de los que 70.000 regresaron a sus hogares, según las cifras de la Acnur.

En la actualidad se calcula que hay unos 270.000 desplazados, dijo Geddo.

La batalla por Mosul, último bastión importante del EI en Irak, está ahora en su sexto mes con fuerzas iraquíes respaldadas por una coalición liderada por Estados Unidos, que controlan el lado este y más de la mitad del oeste.

Se cree que el líder del EI, Abu Bakr al-Baghdadi, y otros comandantes del EI abandonaron la ciudad, pero los combatientes están resistiendo con francotiradores escondidos entre la población y usan coches bomba y camiones suicidas para aplastar posiciones iraquíes. 

Los funcionarios estadounidenses estiman que alrededor de 2.000 combatientes permanecen dentro de la ciudad.