22/03/2017 libros

Diez poetas argentinos abordan diez poemas de Leopoldo Lugones en una antologa

"Lugones. Diez poemas comentados" es una inciativa de la editorial de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

Autores de distintos campos eligieron y comentaron diez poemas del narrador, ensayista, poeta y político Leopoldo Lugones (1874-1938) para una antología publicada por la editorial de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, con el fin de resignificar una de las voces fundamentales de la poesía en nuestra lengua.

Como también lo hicieron previamente con antologías sobre Sarmiento y Roberto Arlt, desde la editorial convocaron a autores contemporáneos para comentar esta vez la obra de Lugones, principal exponente del modernismo y antecesor de las vanguardias en la Argentina, y autor de libros de poesía como "Los crepúsculos del jardín" (1909), "Odas seculares (1910), el volumen de relatos "Las fuerzas extrañas" (1906) y el ensayo "El payador" (1916).

"El sello tiene dos años y nos interesa que sea un puente con el mundo fuera de la facultad, por eso la selección de autores como Arlt y Sarmiento. La facultad ya tiene un ciclo de publicaciones más duras pero acá queríamos que sean escritores, periodistas, y que sean miradas diferentes entre sí", explicó el director de EUFyL, el poeta, periodista y editor Guillermo Saavedra.

En diálogo con Télam, Saavedra dijo que la convocatoria a los autores fue pensada en conjunto con Américo Cristófalo, que es el vicedecano de la facultad, y con Miguel Vitagliano, asesor en literatura argentina de esa editorial, aseguró que en la antología hay poemas "raros y poco conocidos" y señaló: "es una oportunidad para redescubrir a Lugones". El resultado lleva por título "Lugones. Diez poemas comentados".

Graciela Montaldo, doctora en letras de la UBA y actualmente docente de la Universidad de Columbia, en Nueva York, es la encargada de prologar el libro. En diálogo con Télam, dice: "Lugones fue un poeta que tuvo una autoridad estética y cultural muy grande en la primera mitad del siglo XX. No siempre como modelo; a veces fue en su contra que se escribió poesía en la Argentina. Pero, sin duda, su escritura marcó una forma de hacer poesía".

Montaldo indica que "durante la construcción de la Argentina moderna, Lugones entendió que podía ser también el poeta que dedicara su poesía a celebrar a ´la patria´. No desaprovechó esa oportunidad y volcó su literatura hacia un propósito político. Siguió escribiendo una poesía más abstracta pero, desde 1910 fue identificado como el poeta nacional, a lo que contribuyó su prosa".

El poeta, ensayista y traductor Silvio Mattoni, que eligió comentar el poema "El canto de la angustia", señaló que "en la historia de la poesía argentina Lugones es un punto de partida del experimento verbal, de la narración en verso, de la exploración extrema de prosodia y rima".

Mattoni dice que eligió ese poema de 1912 porque "es un poema raro, sin métrica, dentro de una obra que se recuerda por su prosodia regular memorable, pero también y sobre todo por su tema, que seguramente proviene de lecturas europeas de fin de siglo".

"Más allá de sus poemas, que aún sorprenden cuando se los vuelve a visitar, están sus obras estratégicas, su manía nacional, mucho menos legible para mí que su angustia de suicida potencial", agrega.

Otro de los poemas comentados en el libro es "A los ganados y las mieses", publicado en 1910 en "Odas seculares", que fue elegido por el poeta Sergio Raimondi por su "carácter monográfico" y por "su nivel de organización, precisión y exhaustividad".

"El poema no solo es capaz de describir un estado de situación productiva del país, sino que también ofrece propuestas distintivas con respecto al modelo propugnado entonces desde el ejecutivo: hay por ejemplo tanto un cuestionamiento del latifundismo como una apuesta por un mapa productivo que exceda el hinterland pampeano habitualmente privilegiado", relató Raimondi.

Santiago Sylvester, poeta y escritor, es otro de los convocados para participar de la antología, y decidió rescatar "Los fatales", un poema publicado en 1924, en el que explica que hay "un clima de asfixia antigua, algo provinciana", que sirve "para revisar el desarrollo no sólo poético sino ideológico de Lugones".

Al momento de definir a Lugones, Montaldo asegura que "no fue solo un poeta, fue también un prosista combativo e innovador. Y un ideólogo muy reaccionario".

Por su parte, Raimondi destaca que "cualquier política se sostiene también con discursos legitimados. Lugones fue uno de los últimos que logró instalar la poesía en ese mundo de intervenciones sobre el rumbo del país. Volver a sus textos es una ocasión para revisar sin comodidad sentidos comunes e interesados que suelen volverse naturaleza", subraya sobre quien fuera director de la Biblioteca Nacional de Maestros y uno de los ideólogos del golpe militar de 1930.

Sylvester resalta que "es imposible no tenerlo en cuenta, con sus aciertos, errores y contradicciones; representa un período muy importante, muy renovador de nuestras letras, con calado en toda América Latina". Y considera que "exhibe las peripecias de nuestra vida nacional, con sus logros, sus fracasos, sus distorsiones, sus sinsentidos, y a la vez con su obra extensa y ejemplar; además de ese final que tiene algo de simbología trágica, porque es muy inquietante que un hombre como Lugones se termine suicidando".

Para Montaldo, "esta selección nos muestra la ´arbitrariedad´ y la extensión de los gustos e intereses de Lugones. Al leerla, se tiene la impresión de que hay varios poetas escribiendo este libro. Eso es Lugones".

En el libro también hay poemas de Lugones elegidos por Daniel Freidemberg ("Himno a la luna"), Martín Greco ("Luna ciudadana"), Guillermo Korn ("El hombre orquesta y el turco"), Fernando Murat ("A la patria"), Beatriz Vignoli ("Odeleta a colombina") y Samuel Zaidman ("La versión oficial").