20/03/2017 Bolivia

La Paz vuelve a cruzarse con Chile, ahora por nueve bolivianos detenidos

Chilenos y bolivianos volvieron este lunes a cruzar declaraciones y tensar sus vínculos, esta vez por la detención de nueve bolivianos que para Santiago estaban cometiendo delitos del lado chileno y para La Paz eran funcionarios que cumplían funciones en territorio propio, polémica que se produjo apenas un día antes de que se cumpla en La Haya un nuevo paso formal del litigio bilateral que ambos países mantienen por la salida al océano Pacífico.

Bolivia acusa a Chile de secuestrar 9 Bolivianos

Mientras el presidente de Bolivia, Evo Morales, y su vice, Álvaro García Linera, reclamaron la “inmediata devolución” de sus connacionales, la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, afirmó que los dos militares y siete funcionarios aduaneros detenidos ayer "estaban en territorio chileno cometiendo delitos".

"La información que hay es la siguiente: son nueve personas las que están detenidas; estaban en territorio chileno cometiendo delitos; querían robarse nueve camiones con productos y se robaron uno", dijo Bachelet en declaraciones que hizo en el palacio presidencial de La Moneda.

Bachelet defendi la detencin de nueve bolivianos en Chile.

La mandataria dijo que no tuvo ningún contacto con Morales por el incidente e insistió en que ocurrió "en territorio chileno, el robo de un camión con productos" y en que la presunta intención de los detenidos era "robarse varios camiones más". En todo caso, explicó, eso "lo determinará la justicia".

Para el presidente de Bolivia, en cambio, los detenidos son "secuestrados" por los carabineros chilenos y “rehenes de una injusticia”, según escribió en su cuenta de la red Twitter.

"Chile, con su vocación de agresión contra Bolivia, demuestra nerviosismo ante la contundencia de nuestra réplica en La Haya", afirmó Morales, que vinculó las detenciones con la presentación, mañana, ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en esa ciudad holandesa, de la réplica de su país a la contramemoria de Chile en el marco de la demanda marítima.

El jefe del Estado relató que los bolivianos fueron arrestados por carabineros chilenos mientras combatían el contrabando en territorio boliviano y acusó a los policías de Chile de amparar a los contrabandistas.

Un rato después, García Linera pidió la “devolución inmediata de nuestros ciudadanos", a los que ubicó en una operación contra tres camiones con contrabando procedentes de Chile, que habían cruzado la frontera de Bolivia.

García Linera enumeró que la administración boliviana ya presentó una nota formal de protesta al cónsul chileno, Manuel Hinojosa, en la que expresó su "su más enérgico reclamo" por el hecho y evalúa la posibilidad de realizar una demanda en algún organismo internacional.

De acuerdo con los datos de García Linera, el operativo boliviano detectó tres camiones con mercancía ilegal y pudo retener uno de ellos, con matrícula chilena -del que mostró una foto-, mientras que los otros dos escaparon y regresaron a territorio chileno.

Según esta versión, los funcionarios aduaneros y los militares bolivianos nunca abandonaron el territorio nacional e intentaron realizar el operativo a unos 350 o 400 metros de la frontera, cerca de un puesto castrense boliviano avanzado.

El vicepresidente alegó que los militares conservan fotografías de sus posiciones geolocalizadas por GPS como prueba de que nunca ingresaron en territorio chileno sin autorización.

El Ejército boliviano recibió toda esa información de parte de uno de sus uniformados detenidos que, con el permiso de los carabineros chilenos, pudo comunicarse anoche con un jefe militar.

Los carabineros chilenos trasladaron a las personas detenidas hasta la subcomisaria de Colchane, en el norte de Chile, y los hechos tuvieron lugar cerca del salar de Coipasa.

En la carta entregada a Chile, Bolivia advirtió que se trató de una "detención arbitraria con agravios físicos". El ministro de la Presidencia, René Martínez, dijo que "este hecho no puede ser pasado por alto" y alegó que hay una "agresión permanente" de Chile hacia Bolivia.

El nuevo cruce coincide también con una visita que hizo hoy el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, a la zona del Silala, cuyas aguas se encuentran en el centro de otra demanda bilateral.

Según informó la Cancillería, Muñoz hizo la recorrida por la zona, situada en la norteña región de Antofagasta, junto a la agente chilena ante la CIJ, Ximena Fuentes, y otras autoridades.

El uso de las aguas del Silala es otro motivo de controversia entre Chile y Bolivia. En mayo del año pasado, el gobierno chileno presentó una demanda en la CIJ con el objetivo de que el tribunal declare que el Silala es un río internacional y tiene derecho a usar sus aguas. Para La Paz, son manantiales cuyo flujo fue desviado artificialmente hacia territorio chileno hace más de cien años.

En 2013, Bolivia le pidió a la CIJ un fallo que obligue a Chile a negociar en firme su histórico reclamo de una restitución de la salida al océano Pacífico, perdida en una guerra en 1879.