20/03/2017 Venezuela

Se profundiza la brecha entre el gobierno venezolano y la OEA

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, reclamó este lunes la celebración de comicios generales libres en Venezuela a la mayor brevedad porque "de una dictadura se sale por elecciones", mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conversó este fin de semana sobre la situación del país caribeño con los mandatarios de Brasil y Chile, Michel Temer y Michelle Bachelet, respectivamente.



"De una dictadura se sale por elecciones; eso fue así en Uruguay, Chile, la Argentina; de las dictaduras se sale con elecciones y esa es la solución", dijo Almagro en conferencia de prensa en la sede de la OEA, en Washington.

Almagro compareció ante los periodistas acompañado por Lilian Tintori, Patricia Gutiérrez y Oriana Goicoechea, respectivamente esposas de Leopoldo López y Daniel Ceballos, y hermana de Yon Goicoechea, opositores venezolanos presos.

El martes pasado, al presentar la actualización de su informe de mayo pasado sobre la situación en Venezuela, Almagro sostuvo que allí se registra una "ruptura total" del orden democrático y que el gobierno del presidente Nicolás Maduro "viola todos los artículos de la Carta Democrática Interamericana (CDI)".

El ex canciller uruguayo dijo entonces que la única salida a la crisis venezolana es "que el pueblo pueda decidir su destino", porque el diálogo entre el oficialismo y la oposición "ha fracasado".

Al presentar su primer informe, en mayo pasado, Almagro había invocado el artículo 20 de la CDI, que faculta al secretario general de la OEA a convocar un consejo permanente cuando en un estado miembro haya "una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático".

Sin embargo, no obtuvo el consenso para llevar adelante esa medida entre los países miembros del organismo, que en general prefirieron alentar el diálogo entre el oficialismo y la oposición que entonces impulsaba la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El diálogo tuvo dos sesiones a fines de octubre y principios de noviembre pasado, una vez que el Vaticano se sumó como facilitador, pero pronto quedó congelado, luego de que la oposición denunciara que el gobierno no cumplió los compromisos que había asumido.

Interrogado hoy sobre si sería un fracaso que los miembros de la OEA no acompañaran su propuesta, Almagro respondió: "El único fracaso sería haberme callado la boca ante las tremendas violaciones a la institucionalidad democrática, los derechos humanos, civiles y políticos en Venezuela".

El secretario general del organismo panamericano advirtió además que el "régimen dictatorial" de Maduro "ya no tiene impunidad".

"La impunidad que tenía para demonizar a la oposición no existe más porque lo estamos marcando, porque estamos poniendo ese tema en la agenda internacional y lo estamos denunciando en los ámbitos que corresponde", señaló, según consignó la agencia de noticias EFE.

Las declaraciones de Almagro enfurecieron al gobierno de Venezuela. Maduro lo llamó entonces "traidorcillo" y "basura", y este sábado lo trató de "bandido", "traidor" y "Almugre".


 La situación en Venezuela también llamó la atención de Trump, que incluyó el tema en las conversaciones que mantuvo este fin de semana con Temer y Bachelet.

Con Temer, el sábado, "discutieron sobre la importancia de alentar respeto a la democracia y los derechos humanos en Venezuela" y con Bachelet, el domingo, el mandatario estadounidense "expresó preocupación sobre la situación en Venezuela", según reportó la Casa Blanca en sendos comunicados de prensa.

La propia Bachelet lo confirmó este lunes en una conferencia de prensa en el palacio presidencial de La Moneda, en Santiago, y agregó: "Quedamos en seguir en contacto para ver cómo apoyar que Venezuela pueda tener una salida tranquila a la situación interna que está viviendo" porque "hay preocupación por el tema humanitario".

El Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el gobierno, impidió el año pasado que se realizara un referendo revocatorio del mandato de Maduro, que termina el 10 de enero de 2019.

Asimismo, postergó, en principio hasta fines del primer semestre de este año, las elecciones de gobernadores que debieron haberse realizado a fines de 2016.

Hasta hoy, el CNE no publicó el calendario electoral para 2017, que, además de los de gobernadores, debe incluir también comicios para designar alcaldes.

En cambio, obligó a 59 partidos -la mayoría, opositores- a someterse antes de fines de abril próximo a un veloz proceso de ratificación de sus afiliaciones para poder mantener la personería política.

En ese contexto, el líder opositor Henrique Capriles advirtió la semana pasada que la elección de los gobernadores "ya no será en junio" porque "ya es prácticamente imposible" cumplir los plazos legales desde la publicación del cronograma hasta la realización de los comicios.