19/03/2017 tierra del fuego

Crisis energtica en Ushuaia por la rotura del gasoducto que abastece a la ciudad

Tras la perforación de un caño maestro que conduce el gas la ciudad impuso restricciones al servicio de gas y cortes de electricidad.


La ciudad de Ushuaia enfrenta una crisis energética provocada por la rotura ocurrida ayer del gasoducto que abastece a la población, lo que derivó en restricciones en el suministro de gas y en cortes en el servicio eléctrico que continuaban hoy, ya que las usinas locales generan electricidad utilizando también gas natural, informaron fuentes del gobierno fueguino.

El vicegobernador Juan Carlos Arcando anunció en conferencia de prensa "asueto en la administración pública provincial" para este lunes, lo que implica que no habrá actividades en las oficinas estatales (con excepción de los organismos de seguridad y las empresas de servicios públicos) ni tampoco se dictarán clases en las escuelas, para "contener la demanda de gas".

Las autoridades explicaron que las usinas locales generan electricidad utilizando también gas natural, por eso la rotura del ducto afecta el abastecimiento de ambos servicios.

Arcando dijo que el inconveniente no estará solucionado "al menos hasta el lunes a última hora" y confirmó que "el Gobierno Nacional asiste a la provincia con la gestión de los repuestos que hacen falta para reparar el gasoducto, y que llegarían mañana provenientes de Bahía Blanca".

El problema comenzó el sábado al mediodía cuando una máquina retroexcavadora que realizaba trabajos cerca del lago Escondido, a unos 60 kilómetros al norte de la capital fueguina, rompió el caño maestro que abastece de gas a toda la zona sur de la provincia.



La importancia del escape obligó a las autoridades a interrumpir durante varias horas el tránsito por la ruta nacional 3 y a restablecerlo con restricciones de seguridad, como circular sin luces encendidas o con cuidado de no producir fuego por temor a explosiones.

Una hora después del incidente Ushuaia sufrió un apagón generalizado, que se extendió entre seis y ocho horas según el sector, debido a que la usina de la Dirección Provincial de Energía (DPE) genera electricidad con gas y la presión “se redujo en un 60 por ciento", detalló el gobierno.

Tras horas de corte completo el suministro de luz se fue restableciendo con la puesta en funcionamiento de una fracción del parque eléctrico que puede trabajar con combustible líquido, aunque las autoridades dijeron que “la reserva de gas oil garantizada por la empresa YPF para funcionar en estas condiciones es de 48 horas más”.

Por su parte la empresa Camuzzi Gas del Sur informó que “continúa trabajando intensamente en la reparación de la rotura del gasoducto de alimentación de la red de la ciudad que fuera dañado por un tercero”.

En tanto el Gobierno provincial precisó que “hasta tanto el problema pueda solucionarse se ha cortado el suministro de gas a grandes consumidores", en especial industrias, escuelas y hoteles, para garantizar la provisión residencial.

El servicio de luz “se verá interrumpido por cortes rotativos por sectores”, mientras que el de agua “es normal y se presta sin mayores inconvenientes” indicaron las autoridades y pidieron a la población “restringir al máximo el consumo de gas”.

"Mientras se realizan los trabajos técnicos es esencial reducir la demanda del fluido, por lo que se reitera el pedido de que toda la población reduzca al mínimo indispensable el consumo de gas en la ciudad hasta nuevo aviso", insistió también la empresa Camuzzi.

La crisis energética generó, durante el período del apagón eléctrico, una andanada de cadenas anónimas distribuidas por redes sociales y por WhatsApp con información falsa, que los funcionarios locales tuvieron que salir a desmentir una y otra vez durante las últimas horas.