14/03/2017 Misiones

Un viaje por el corazón de la selva misionera a través de la ruta nacional 101

La vía, que une las ciudades Puerto Iguazú con Bernardo de Irigoyen, ofrece numerosos atractivos que incluyen un parque nacional y dos provinciales, en el llamado Corredor Verde.


La ruta nacional 101, que une las ciudades fronterizas de Puerto Iguazú, en el extremo noroeste de Misiones, con Bernardo de Irigoyen, en el oriente provincial, ofrece numerosos atractivos que incluyen un parque nacional y dos provinciales, en un recorrido de poco más de 150 kilómetros por la Selva Paranaense.

Se trata de un recorrido que se presenta como un complemento válido del tradicional paseo por las Cataratas del Iguazú, cuyo derrotero permite apreciar buena parte del llamado Corredor Verde misionero, al atravesar el Parque Nacional Iguazú y los provinciales Yacuí y Urugua-í.

El buen clima acompañó al tour realizado por Télam, por lo que la ruta estuvo en buenas condiciones para ser transitada, aún las partes donde es sólo un camino de tierra colorada consolidada, como los primeros 47 kilómetros.

Tras dejar la ciudad de las Cataratas, se entra en la zona menos visitada del Parque Nacional Iguazú y se comienza a percibir el fuerte contraste de la tierra extremadamente colorada con el verde que la rodea, en un monte que por momentos parece cerrarse frente al observador.

La Seccional Yacuí de la Administración de Parques Nacionales anuncia el fin del monte, a la altura del paraje Cabureí, una sucesión de casa bajas preanunciada por signos de desmonte, distante siete kilómetros del reinicio del asfalto.

A partir de allí, ese asfalto prolijo y bien delimitado lleva por paisajes salpicados de bosques de pinos y araucarias que aún resisten el embate de las chacras productivas de la zona.



Un cartel junto a un camino de tierra que se abre en una curva, justo antes del paraje Deseado, invita a conocer a "Sombra de Toro, el gigante de la selva", un nombre que encierra un misterio que para develarlo hubo que recorrer los dos kilómetros que separan la ruta de la finca de la familia Mackoviac.

Allí, un majestuoso árbol que ostenta un tronco de cuatro metros de diámetro y una altura de más de 47 metros, es presentado como Sombra de Toro, ejemplar que, al decir de los anfitriones "tiene una edad estimada de entre 1.400 y 1.700 años".

Sólo cinco de estos árboles fueron localizados en la provincia: uno en el Parque Nacional Iguazú, otro en el Parque Provincial Urugua-í y tres en esta propiedad.

Al dejar atrás Deseado, el trayecto adquiere un paisaje singular: por derecha, la porción de selva que contiene al Parque Provincial Urugua-í, que contrasta con el tendido de cables eléctricos y los establecimientos agrícolas que se observan a la izquierda.

Esta reserva natural, con acceso en el kilómetro 77, ofrece a quienes la recorran senderos de selva engalanados de forma natural con orquídeas y otras flores nativas.

El kilómetro 69 sorprende con un corto túnel que corona una empinada cuesta y en el cual llama la atención una profusa vegetación colgante; se trata del primer y hasta hoy único ecoducto de Latinoamérica, cuya finalidad es la preservación de fauna silvestre, otorgándole un pasaje natural que minimiza los riesgos de accidentes.

A medida que se remonta el camino, el paisaje adquiere un aspecto más rural, donde la espesura deja lugar a plantaciones programadas, terrenos de cultivo y los caseríos aislados de varios parajes.

Así, se llega a San Antonio, localidad de 12.000 habitantes y cabecera del partido del mismo nombre, ubicada a 132 kilómetros de Puerto Iguazú y uno de los 12 pasos fronterizos desde la provincia hacia Brasil.

La ruta finaliza 30 kilómetros al sur, en Bernardo de Irigoyen, frontera seca lindante con la ciudad brasileña de Dionisio Cerqueira, dueña de atractivos propios que merecen ser visitados.

Si bien el paso cuenta con una aduana integrada por una oficina de Migraciones, otra de la Afip y un puesto de Gendarmería, el límite entre ambas ciudades está conformado casi íntegramente por dos avenidas separadas por una vereda que se puede cruzar "libremente" en toda su extensión.

Cerqueira atrae a visitantes de toda la región, entre ellos argentinos, por la belleza de sus cascadas con piscinas naturales, como la Cachoeira do Toldo, apta para bañarse y realizar pesca en estanques.

Existe allí un camping con parrillas y servicios generales ubicado a 8 kilómetros del centro, con acceso por carretera de tierra y, quizás, su punto turístico más curioso es el Marco de las Tres Fronteiras, donde es posible estar físicamente al mismo tiempo en tres ciudades y dos países.

Otro lugar interesante para visitar es el Cañón del Asentamiento, poseedor de un sendero ecoturístico con cuatro cascadas -la más alta, de 62 metros- donde se puede practicar trekking, canyoning, rapel, cascading y tirolesa.

La oferta cultural está dada por dos fiestas tradicionales: la de La Integración, con bailes y gastronomía, en marzo, y Arraial da Fronteira, entre junio y julio.

Bernardo de Irigoyen se comunica con el sur de Argentina a través de la ruta nacional 14, luego de 1.129 kilómetros hasta su inicio en Ceibas, Entre Ríos.

Actualmente se está asfaltando su último tramo de tierra, desde el kilómetro 1.090 al 1.056, con intermitencias entre camino de tierra y cinta asfáltica.

La obra tiene fecha prevista de terminación en enero de 2018, según informó a Télam la Dirección Nacional de Vialidad, lo que hará del recorrido descripto una opción válida a la hora del retorno desde las cataratas o las playas de Brasil.
etiquetas